lunes, 30 de diciembre de 2013

Wind of Change




Quería terminar el año con alguna reseña literaria, o tal vez de alguna de las últimas películas que he visto. Pero he pensado que no me apetecía escribirla, y que si había algo que tenía que escribir era una despedida al 2013
¿Qué puedo decir del 2013? Tal vez el problema es que no puedo decir mucho sobre él. No ha sido ni mi peor ni mi mejor año, sólo ha sido, sin más. Un año de transición hacia no sé muy bien dónde. Solitario a su modo, pero de gran liberación personal y de aceptación. Supongo que también se le puede incluir lo de conseguir, en parte, uno de esos objetivos siempre a cumplir que es madurar, aunque nunca conseguiré aprender a cerrar la boca en esos momentos en los que piensas sin pensar. O más bien, en esos momentos en los que habla -llora o chilla- la emoción y no la razón

Con luces y sombras, aciertos y fracasos. Tal vez más sonrisas que lágrimas, porque he descubierto que hasta llorar puede ser un objetivo difícil según qué ocasiones. Será siempre el año en que descubrí París por primera vez y que decidí que no sería esa la única vez que estuviese en esa ciudad. Y el año de los cómics de marvel, tumblr y mitología nórdica alocada. Un año más que pronto se convertirá en otro fantasma del pasado ¿cómo serán los del futuro?
Espero que esta vez los vientos del cambio nos sean más favorables a la hora de soplar





No hay comentarios:

Publicar un comentario