domingo, 7 de julio de 2013

The IT Crowd, Temporada 1



Tenía pensado haber escrito esta entrada sobre la serie antes de empezar los exámenes, pero como al final se me echó el tiempo encima, ya se sabe, por eso de no perder las buenas costumbres, al final ha tenido que retrasarse un montón. Aunque ahora que ya no estoy de exámenes y que he tenido una semana de relajación poco relajada -que no he parado- con fiesta sorpresa incluida ya no tengo más excusas.

La serie en cuestión es The IT Crowd, una serie británica que empezó a emitirse en 2006 y que cuenta con cuatro temporadas y se habla de un futuro capítulo final que sería el broche final, aunque creo que todavía no se ha emitido. En concreto voy a centrarme en la primera temporada, que he terminado de ver hace unas semanas, aunque ya había visto la serie entera hace unos años. Espero tener tiempo pronto para ponerme con la segunda temporada. 

Antes de entrar de lleno en la primera temporada creo que será conveniente hacer un pequeño resumen del argumento. La serie se centra en los tres miembros del departamento de informática de una gran compañía, Industrias Reynholm, y de los líos en que no paran de meterse a pesar de ser los abandonados de la empresa y estar relegados al sótano. 

Por un lado tenemos a Roy y Moss, que son los dos informáticos y unos inadaptados sociales dentro de la compañía. Suelen despreciar a sus compañeros por sus nulos conocimientos en informática. 
En particular, para Roy, la mayoría de los problemas pueden solucionarse con dos simples frases: '¿Ha probado a reiniciar?' y '¿Está seguro de que está enchufado?' Defraudado por su trabajo ha adoptado una actitud de vagancia extrema, por lo que suele escaquearse siempre que puede, incluso para las tareas más simples. Aunque pone todo su empeño por relacionarse con las mujeres no tiene suerte; y cuando lo consigue suele meter la pata. 
Por su parte Moss muestra avanzados conocimientos sobre la informática, pero es incapaz de enfrentarse a cualquier situación cotidiana, lo que da lugar a numerosos problemas que afectan a todo el equipo. Al igual que a Roy también le gustaría mejorar su relación con el género opuesto, pero su tendencia a no saber cuándo callar hará que cualquier esfuerzo suela terminar de forma embarazosa y desternillante. 
Su contacto con la vida social de le empresa viene por parte de la tercera protagonista, Jen, que es la 'jefa' del grupo. Su particularidad viene de que, a pesar de ser la responsable del departamento de informática, no tiene ni idea de informática. Suele decir muchas mentiras y ese es el motivo de que termine en ese trabajo, tras asegurar en su curriculum que tiene una amplia experiencia en ese campo. Por suerte para ella la falta de conocimientos informáticos del jefe de la compañía y el resto de trabajadores hace que nadie, salvo sus compañeros informáticos, se den cuenta de que en realidad no tiene ni idea. Para ella su misión es mejorar las relaciones sociales del departamento de informática con el resto de la empresa, aunque Roy y Moss no se lo ponen fácil. Y tampoco ayuda que el jefe y el resto de trabajadores parezcan sacados de una jaula de grillos.


Aquí tenemos a Moss, Jen y Roy


La primera temporada cuenta con tan solo 6 capítulos de unos 20 minutos, así que se puede completa en un par de tardes libres en las que te aburras.
Primero voy a hacer una pequeña lista con los que, para mí, han sido los aspectos más positivos y lo que menos me ha gustado de la serie.


  • Lo mejor: Es una serie original y muy divertida, con un argumento y personajes diferentes a los que se suelen ver (por aquel entonces todavía no había ni empezado a emitirse The Big Bang Theory). Todos  los personajes tienen sus puntos fuertes, locuras y rarezas que harán que te rías con ellos y de ellos. Además, me encanta Jen y lo expresivo que es su personaje, tanto en gestos como a la hora de hablar. También, y esto para  los más geeks, hacen muchos guiños a la informática y el mundo de internet en todos los póster y juguetitos repartidos por el sótano.
  • Lo peor: Odio las risas enlatadas que se empeñan en usar en todo programa de humor. Sé cuándo reírme, no necesito ayuda para eso, gracias. Tampoco me gusta que, a pesar de que es lo que se espera en la serie, algunas escenas son demasiado irreales y ensombrecen el resto del capítulo. 

Ahora voy a centrarme en cada capítulo por separado, sin alargarme demasiado. Procuraré no decir demasiado del argumento, pero si eres muy enemigo de los spoilers será mejor que des la entrada por finalizada porque seguramente habrá más de una cosa que no querrás leer. Y lo mismo si no te gusta que te destripen nada de una serie. En ese caso aconsejaría ver primero la serie y después terminar de leer la entrada, a ver si coincidimos en opiniones o todo lo contrario.

S01E01. Yesterday's Jam.

En este primer capítulo tomamos contacto con los personajes principales... y conocemos de primera mano todos sus defectos. Jen, que es la primera que conocemos, es una mentirosa compulsiva que consigue su trabajo tras superar una entrevista con el jefe más 'indescriptible' que haya dado una serie de televisión. Ella se siente en la cima del mundo, hasta que descubre que su nuevo lugar es justo el sótano. Cuando Moss y Roy conocen a su nueva jefa intentan impresionarla, y todo va bien -dentro de lo que puede ser bien con esos dos- hasta que descubren que es una figura de autoridad que ni quieren ni están dispuestos a aceptar, y van a hacer todo lo posible para librarse de ella... hasta que poco a poco se dan cuenta de que se necesitan mutuamente.
Este es uno de los capítulos que más me ha gustado. Es imposible no reírte cada vez que sale el jefe, con Jen intentando aparentar que controla la informática, la especial dedicación de Roy al trabajo o de Moss y su capacidad para hablar de más. La escena de la entrevista de trabajo es de lo mejorcito, y la fiesta final te deja sin palabras.

S01E02-Calamity Jen

Este capítulo se resume en una palabra: zapatos. Todo gira en los nuevos zapatos por los que Jen ha tenido un flechazo a primera vista nada más verlos en la tienda, aunque le quedan pequeños, como bien puede comprobar. Por otro lado tenemos al jefe, que ha declarado la guerra al estrés de una forma que cualquiera podría considerar como poco relajada. La escena en que Roy y Moss tienen que hacerse hueco para llegar a los asientos libres de su reunión contra el estrés hace que no pare de reírme, al igual que con Jen y su amor verdadero por esos zapatos rojos de putilla (que, como cualquier amor que se precie, acaba doliendo). Por el contrario, la parte del nuevo número de emergencias y Moss y el incendio me han resultado más aburridas y por debajo del nivel general del capítulo, que es bastante bueno.

S01E03-Fifty-Fifty

Descubrimos las asombrosas capacidades de Roy y de Jen para lidiar con el género opuesto, y la mala
suerte que tienen para ese tema. Jen aprende que ser una mentirosa compulsiva puede dar lugar a problemas, y Roy que eso de contentar a las mujeres, incluso cuando has creado un personaje a medida para ello, es mucho más complicado de lo que pueda parecer. Moss, como de costumbre, se erige salvador de cualquier situación... enredándolo todavía más.
Este capítulo me ha gustado bastante. No tiene grandes puntazos, pero mantiene un nivel relativamente alto sin que haya nada que me haya resultado más aburrido que el resto. Destaco las escenas de Roy siendo un duro solitario por la vida.

S01E04-The Red door

¿Qué se oculta tras la misteriosa puerta roja del sótano? Roy y Moss no quieren que Jen lo averigüe, pero
pronto descubrimos la respuesta: se trata de Richmond, un antiguo alto ejecutivo de la compañía que se volvió gótico por escuchar la música de 'Cradle of Filth'. También descubrimos que Richmond tiene la cualidad de trasladar su visión tétrica de la vida y deprimir a todo el mundo.
Tengo que confesar que este es uno de los capítulos que menos me gusta. No es que me caiga mal Richmond, que también tiene sus puntos divertidos, pero se aleja bastante de la temática de la serie. Y aunque es una serie de humor y surrealista, para mí Richmond y su gótica vida están demasiado estereotipados. Destaco, eso sí, los particulares flashback en los que Richmond nos cuenta cómo la música le abrió paso a su nuevo oscuro mundo que lo llevó a su castigo en el sótano; y a Moss y su taza nueva.

S01E05-The Haunting of Bill Crouse

Para escapar de Bill, una mala cita organizada por las compañeras de trabajo de Jen, ésta le pide a Moss que se invente cualquier excusa para que Bill no vaya a verla a su despacho. El problema es que Moss se lía y acaba contando a Bill una historia poco convencional, 'Jen ha muerto'. Una noticia que corre como la pólvora por todo el edificio, al igual del rumor que Bill ha empezado a propagar de que él fue la última persona que se acostó con Jen.
Así tenemos una extasiada Jen que acude a su propio funeral mientras piensa que todos sus compañeros de trabajo la aprecian tanto que le han hecho un homenaje, y a Moss, que sabe que ha metido la pata hasta el fondo, aunque ni por esas aprende. También tenemos a Bill, que se verá acosado por una 'fantasmal' Jen que exige que deje de mentir con lo de que se acostaron juntos y a Roy, que conoce a Judy, una mujer 'con pelos hasta en los ojos' (siempre me río con la escena del ordenador roto de estos dos).
Sin duda es mi capítulo favorito de la temporada.

S01E06-Aunt Irma Visits

Un broche final muy digno como final de temporada. En este capítulo tenemos una hormonada Jen, que está 'en esos días del mes', y con un humor propio de un ogro (aunque confunden un poco la menstruación con el síndrome premenstrual, que como la palabra indica, ocurre los días antes de la menstruación y es la que trae las exageradas molestias de la serie), y a Roy y Moss, que sienten que no reciben el reconocimiento que merecen por su trabajo. Pronto descubrimos eso de que las mujeres que pasan mucho tiempo juntas coordinan sus ciclos, pero ¿quién ha dicho que sea obligatorio ser una mujer para tener síndrome premenstrual? , así que Ross y Moy pronto entran en sus particulares días del mes y acaban por convertirse en una broma masiva en internet. Como punto final tenemos una fiesta apoteósica, de esas con resaca monumental incluida y sorpresa al despertar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario