miércoles, 17 de julio de 2013

The first time





Antes de que nadie pueda pensarlo, aclararé que no voy a hablar de mi primera vez, sino de la película estadounidense The First Time. Y esta sí que habla del primer contacto con el sexo de una pareja de estudiantes de instituto.
No suelo ver películas románticas, pero todo se reduce al actor protagonista de esta película, Dylan O'Brien, y que se trata del mismo que interpreta al personaje de Stiles en Teen Wolf. Hacía tiempo que tenía ganas de ver en dicha serie una escena algo más íntima por parte de Stiles, algo que al pobrecillo no le termina de ocurrir, así que la película era un sustituto perfecto.
Tengo que avisar, eso sí, que la película no está doblada al castellano, pero es fácil encontrar versiones con subtítulos si tienes ganas de verla y no te animas directamente con el inglés.

Primer el argumento de la película, aunque con el título lo dice casi todo, además del trailer. Una pequeña e improvisada traducción de lo que podemos encontrar aquí:


Comedia romántica entre dos estudiantes de instituto: Dave, que hasta ahora ha suspirado por una chica que no puede tener, y Aubrey, una chica creativa que está saliendo con un tipo que no termina de entenderla. 



Como ya he dicho el único motivo por el que la película me llamó la atención fue el actor principal, así que si me dicen que no hay argumento y que sólo va a haber una escena medio subidita en la que aparece el protagonista también me habría valido.

La película sigue la misma pauta que mucha de las películas románticas que hayamos podido ver: chico conoce a chica casi de casualidad, tienen química entre ellos, y después de algún que otro malentendido deciden darse una oportunidad. Es aquí cuando llegamos a la pregunta central de la película ¿y el sexo? tenemos a dos adolescentes vírgenes y que quieren dejar de serlo. Nada que no hayamos visto ya en otras películas, pero en la primera vez siempre están todas esas preguntas de ¿estoy ya preparado? ¿la otra persona estará preparada o me estoy precipitando? ¿lo haré bien? ¿dolerá? ¿es la persona adecuada? ¡¿qué hago!? Y esa es la diferencia principal de esta película con el resto de películas románticas.
En lugar de centrarse en el sexo se enfoca más desde una perspectiva de las inseguridades y los miedos asociados a él. Tras las dudas de si es el momento o no por fin llega el día, y es entonces cuando descubres el gran secreto de la película que la hace más real que cualquier otra: la primera vez entre dos personas vírgenes y sin ningún tipo de experiencia suele ser un desastre, o por lo menos quedar muy alejado de todas las maravillas que nos cuentan en otras películas. Ese detalle ha sido lo que más me ha gustado de la película.

Por lo demás, y ahora centrándome más en la propia película que en el aspecto emocional con respecto al sexo tengo que insistir en que no hay nada fuera de lo común. Dave siempre ha estado coladito por una chica que lo usa como paño de lágrimas al escoger siempre a los chicos malos, hasta que conoce a Aubrey, que es rara como ella sola, y aun está intentando descubrir quién es realmente y lo que busca en su futuro, y que está saliendo con un idiota mayor que ella.

No hay mucho más que decir. La película se deja ver, especialmente si te gustan las películas románticas, y seguramente también pueda ser interesante para un público joven o adolescente que está pensando en iniciar una vida sexual activa. Pero para otro tipo de público es posible que la película se quede un poco simplona.

De puntuación le doy un tres sobre cinco.





No hay comentarios:

Publicar un comentario