viernes, 17 de mayo de 2013

I will battle for the sun (Dream brother...)




No es una entrada porque sigo bastante liada y con pocas ganas de escribir, pero quería dejar una canción. Se trata de Battle for the sun de Placebo, que es uno de mis 'más mejores' grupos y que se merecería una entrada mucho mejor, pero se tendrá que esperar a que esté un poco más inspirada  Y la canción... está la primera de la lista de mis 25 más escuchadas desde hace meses, así que eso da una muestra de lo mucho que me gusta. Que si un día me regalan una entrada para verlos yo me moría de amor y, citando a una que yo me conozco, perdía las bragas por el camino -dicho así, con finura y delicadeza-.

Sin más dilaciones, que no hay que alargar lo inevitable, pasemos a la música:



I, I, I will battle for the sun, sun, sun
And I, I, I won't stop until I'm done, done, done
You, you, you are getting in the way, way, way
And I, I, I have nothing left to say, say, say

I, I, I, I, I will brush off all the dirt
Dirt, dirt, dirt, dirt, dirt, dirt
And I, I, I, I, I will pretend it didn't hurt
Hurt, hurt, hurt, hurt, hurt, hurt, hurt

You, you, you, you, you are a black and heavy weight
Weight, weight, weight, weight, weight, weight
And I, I, I, I, I will not participate pate
Pate, pate, pate, pate, pate, pate

Dream brother, my killer, my lover
Dream brother, my killer, my lover

I, I, I will battle for the sun, sun, sun, sun
'Cause I, I, I have stared down the barrel of a gun
Gun, gun, gun, gun, gun, gun

No fun if you, you, you, you, you, you are a cheap and nasty fake
Fake, fake, fake, fake, fake, fake
And I, I, I am the bones you couldn't break
Break, break, break, break, break, break, break

Dream brother, my killer, my lover
Dream brother, my killer, my lover

Dream brother, my killer, my lover
Dream brother, my killer, my lover
Dream brother, my killer, my lover
Dream brother, my killer, my lover

Y este vídeo de bonus porque a mí me encanta a pesar de que no soy yo la mayor fan de Thorki (buscar bajo responsabilidad propia). Que esta canción siempre me recuerda a ellos de una tortuosa e incestuosa forma.


domingo, 12 de mayo de 2013

Una vela más





Sé que he sido una persona muy vaga por no haber terminado la entrada sobre la serie The IT Crowd, pero es que estas últimas semanas han sido más atareadas de lo que me esperaba. Por lo menos ya la he empezado, lo que es un gran avance para mí, que suelo dejar todo para el último momento. También es cierto que quitando mi poco tiempo tampoco es que haya tenido demasiadas ganas de escribir.
Diría que he estado un par de semanas con algo de bajón, pero más que esa expresión diría que lo que han sido es de preocupación  ¿Motivos? Exámenes que se acercan, unos cuantos trabajos que no sé muy bien cómo abordar, la economía que no solo no remonta sino que le ha cogido el gusto a eso de hundirse (y hundirme a mí, ya de paso), la sociedad que no sabe darme más que disgustos... vamos, que tengo unos cuantos motivos para escoger.

Ahora si hay alguien leyendo esto pensará ¿pero de qué demonios está divagando? La respuesta es simple. Mi cumpleaños, para quien no me conozca, es el 9 de Mayo, y el año pasado unos días después de esa fecha me hice el regalo de escribir una entrada personal en el blog. Siguiendo la tradición este año haré lo mismo. Así que espera una entrada que no lleva ningún propósito concreto y que sólo servirá para que me desahogue un poco.

Un año más con una vela más y otra cifra en la casilla de edad. Y puedo decir que con un año más no es que me sienta muy diferente de la persona que hace un año estaba escribiendo una entrada similar a esta. Es cierto que muchas de mis preocupaciones han cambiado radicalmente, pero creo que por las que han decidido abandonarme hay unas cuantas nuevas que han decidido venir a quedarse. No puedo decir que eche de menos a mis antiguos demonios, pero preferiría estar contando que ya no tengo ninguno con el que pelearme.
Al menos puedo decir con toda seguridad que el pasado está bien donde está y que ni lo necesito ni mucho menos lo quiero de vuelta. En cierta forma me gusta mi vida tal y como está, aunque es cierto que cambiaría muchas cosas. Lo bueno con respecto al año pasado es que me veo una persona más segura. Si hay algo que pueda criticar a mi yo del año pasado es lo dependiente que era de todo y de todos: lo que pensaran los demás, lo que hicieran los demás y lo que los demás me hacían sentir.
Ahora mismo tal vez sea una persona más indiferente. Sé qué aspectos me gustaría que cambiasen y en cuáles yo puedo contribuir a ese cambio y en cuáles mi esfuerzo no sirve de nada. Sé que puedo poner de mi parte para llevar el estudio al día (como me digo todos los años) o en intentar mejorar y ampliar mis relaciones sociales; pero no puedo hacer nada por arreglar la economía -aunque no descarto que un día me dé una enajenación transitoria- ni por que mis sentimientos románticos, si es que puedo llamarlos así, hayan decidido que quieren tomarse un descanso indefinido.
El problema es que estos dos últimos temas me siguen resultando muy importantes, especialmente el económico, porque el otro me da bastante más igual.

Puedo vivir perfectamente sin sentir atracción romántica (que no física) hacia otra persona y sin dar importancia al tema la mayoría de los días. Es cierto que tendré mis momentos de queja de '¿dónde están mis mariposas?' y 'hay algo raro en mi cerebro', sin embargo, aunque pueda tener cierta sensación de vacío y de falta algunas veces, la mayoría será la última de mis preocupaciones. Pero el saber que hay gente que lo está pasando tan mal por temas económicos es diferente. Duele porque a nadie -a nadie normal- le gusta ver el sufrimiento de otros y porque hemos entrado una época en que no sabes cuándo serás tú el siguiente. Me siento mal al pensar en la gente que está sufriendo actualmente, pero también por la gente que se verá en esa situación por las medidas que se están tomando. Y cuando algo te molesta siempre quieres buscar la causa y eliminarla. Y para mí la causa de todos estos problemas están en los estómagos agradecidos de políticos, banca y grandes empresas: en esos que sólo piensan en sí mismos aunque tengan que atropellar a toda la sociedad por mantener sus privilegios. Y he utilizado conscientemente la palabra eliminar porque eso es lo que me gustaría con ellos. No puedo negar que alguna vez me he encontrado pensando escenas que parecen sacadas de V de Vendetta en el congreso. Ha llegado a un punto en que no puedo considerarlos como seres humanos, así que tampoco me importa realmente lo que pase con ellos.

Si hay algo que me extraña es que no haya nadie todavía (quitando al de Italia) que después de perder hasta la dignidad no haya perdido la razón y los escrúpulos y haya hecho una locura. No estoy hablando de promover la violencia, pero está claro que los gobiernos necesitan recordar eso de que el poder reside en el pueblo con urgencia. Y si no es por las buenas tendrá que ser por las malas, y me temo que no sólo en España.

Pero quitando ese tema en el que no tengo un verdadero control el resto de mi año no me parece que haya sido malo. He tenido momentos fráncamente divertidos que me encantaría volver a vivir, locuras que no debería haber comentido y días que sólo quería que terminasen. Como siempre ha habido sus cosas buenas y sus cosas malas, pero al menos mi cabeza ya no parece que se esté armando para una guerra contra cualquiera que se quisiera acercar.

Ahora que ya me he quejado suficiente resumiré diciendo que me siento más feliz que hace un año, pero que el mundo sigue siendo una mierda. Aunque citando a una película ya debería haberlo previsto: Life is pain, Highness! Anyone who says differently is selling something

Espero que el año que viene pueda volver a escribir una entrada regalo de cumpleaños como esta con mejores noticias.
¡Ah! Y este año este no ha sido mi único autorregalo. He aprovechado la feria del libro para hacerme con un par de cositas:

¿Buena elección?