martes, 23 de abril de 2013

Los Caminantes, Carlos Sisí




Toca una nueva entrada con una reseña literaria, en concreto la del libro que terminé la semana pasada. Se trata de Los Caminantes, la primera novela del escritor Carlos Sisí y cuyos primeros capítulos fueron publicados por internet.

Supongo que con el nombre de la novela y con la portada uno se puede hacer una idea bastante acertada de cuál va a ser el argumento: zombies. El tema estrella del momento con serie de televisión basada en cómics (The Walking Dead), varias películas como 'Memorias de un zombie adolescente' y unos cuantos libros para escoger.  Y a parte de ser un tema de moda también es un tema que yo suelo evitar no porque su lectura me de miedo, sino porque consigue que tenga pesadillas con zombies con una frecuencia excesiva.
Porque una pesadilla con muertos vivientes pase, pero soñar lo mismo todos los días de la semana, especialmente cuando son sueños desagradables, es horroroso. El miedo que no conseguían darme ni películas ni series me lo daban mis pesadillas a la vez que sumaba lo de olvidarme de un sueño reparador. Así que la única solución para evitarlas fue cortar de raíz con ese género, y no sé muy bien por qué me dio entonces por escoger este libro como mi siguiente lectura.
Pasemos al argumento y advertiré que se trata del primer libro de una trilogía.


Nadie sabía cómo había empezado todo, exactamente. El mundo se había desestabilizado mucho antes de que ningún científico hubiese podido dar alguna explicación. Ningún programa de televisión aguantó el tiempo suficiente como para teorizar sobre el problema. Al principio podías verlo en la televisión. Hablaban sobre ello - muy poco al principio, pero luego cada vez más; en la televisión basura de la noche, en los programas nocturnos líderes de audiencia, hasta que ya no se hablaba de otra cosa y la noticia del año lo inundaba todo. 

Lo primero que me llamó la atención de este libro fue la portada: ese ejecutivo con cara de pocos amigos, traje que ha conocido tiempos mejores y demandando sangre y nuevas víctimas. Lo que viene siendo un buen zombie que se precie y al que sólo le falta estar un poco más 'a cachos'.
No suelo escoger un libro por la portada, pero en este caso sí que fue un factor a tener en cuenta porque hizo que el libro destacase entre el resto el día que lo vi en la biblioteca.

El libro tiene algo menos de 300 páginas y se lee bastante bien y rápido si lo coges con ganas.
La historia no difiere mucho de cualquier otra que hayas podido ver si te has interesado un poco en el género de zombies: una epidemia que nadie sabe de dónde ha salido y que pronto se sale de cualquier control en forma de apocalipsis, junto con la historia de los pocos supervivientes que quedan luchando para vivir entre los muertos.

En general la historia me ha gustado. La acción se desarrolla en Málaga, lo que me ha sorprendido porque es el primer libro de zombies ambientado en España que leo, lo que lo hace 'más cercano'. Los personajes, en su mayoría, me han gustado; aunque algunos pecan de ser demasiado planos. Es cierto que tienen que evolucionar para enfrentarse a una situación así, pero creo que algunos tienen una transición demasiado brusca de no poder asimilar lo que está ocurriendo a convertirse en eficaces soldados mata-zombies. En ese sentido he echado de menos más 'derrumbes' emocionales de los personajes, como sería lógico en una situación así.
El mayor acierto ha sido uno de los personajes: el Padre Isidro. No quiero decir mucho sobre él porque no quiero quitar la sorpresa de los posibles futuros lectores, pero puedo decir que encarna el papel que te recuerda que a veces lo más peligroso no son los muertos, sino los vivos. Un diez para ese personaje, que me ha parecido lo más curioso de la novela.
También me han gustado las acciones de lucha contra los zombies y la forma de introducir los primeros síntomas de la epidemia, que me ha parecido bastante realista.

Atendiendo únicamente a la parte literaria no he tenido quejas reseñables. Tiene la dosis justa de diálogos, descripciones y acción para mantener el interés y que no resulte pesada. La lectura es rápida y afable, centrándose más en las situaciones que en los pensamientos de los personajes; y aunque no sobresalga por grandes frases o citas literarias consigue mantener con buen acierto la tensión, que viene a ser lo importante en este género.

En la parte que menos me ha gustado tengo que destacar lo que ya he dicho de la falta de crisis emocionales de los supervivientes, así como la gran distinción entre buenos y malos. Soy de la opinión que en los libros, y más en uno como este, no puede haber únicamente blanco o negro, sino que se necesita cierta dosis de ambigüedad. En este libro, por el contrario, los personajes son buenos o son malos sin que haya término medio. En ese sentido también he echado en falta que se produzcan enfrentamientos, aunque sean menores, entre los miembros de los pequeños campamentos de supervivientes. Por el contrario todos llevan una convivencia bastante pacífica, algo no muy lógico si están en medio de una catástrofe como esa y que es de esperar que todos estén al borde de una cierta dosis de locura asociada con el instinto de supervivencia.
Otro aspecto que me ha resultado un pequeño quebradero de cabeza es que muchas veces no sabía qué personaje era quién. La historia cuenta con muchos personajes que se van alternando rápidamente o del que no te han contado cuál ha sido su origen en la epidemia, lo que hacía que a veces me hiciese cierto lío con los nombres, especialmente de los personajes secundarios que aparecían de forma esporádica. Aunque esa dificultad es algo que me ocurre con casi todos los libros con un número considerable de personajes, así que no creo que se pueda tener mucho en cuenta ese detalle.

Como ya he indicado este libro forma parte de una trilogía, cuyas continuaciones son 'Los Caminantes: Necrópolis', y 'Los Caminantes: Hades Nebula'. No sé cuándo podré leer los siguientes tomos porque no quiero arriesgarme a que vuelvan las pesadillas de zombies y prefiero espaciar un poco este tipo de lecturas. Como sólo he tenido una única pesadilla con este libro es posible que no tarde demasiado en ponerme con ellos, aunque seguro que pasarán unos meses hasta que me lance a por el segundo.
Al ser parte de una trilogía es de esperar que no se resuelvan ninguna de las dudas de por qué se ha producido la epidemia. Es cierto que se dan pequeñas pistas que apuntan a que se trate de un virus que se encuentra en el aire (los muertos reviven aunque no sean mordidos) y que es posible que pueda conseguirse cierta inmunidad en determinados casos. Pero respuestas definitivas ninguna.

Me parece una historia recomendable para alguien que esté buscando adentrarse en el mundo de los zombies y quiere una historia típica del género. Si indagase un poco más en la profundidad de los personajes y en un comportamiento más emocional y menos calmado se llevaría más nota, pero con esos detalles creo que le daré un 3.75 sobre cinco.

   




No hay comentarios:

Publicar un comentario