martes, 9 de abril de 2013

Brave




Inauguramos una nueva sección del blog para incluir a las películas, que si bien no veo muchas de vez en cuando siempre cae alguna y no voy a ser yo quien les niegue su merecido espacio. Advierto, eso sí, que nadie debería esperarse grandes opiniones sobre clásicos del cine o de las últimas novedades. Las películas las veo cuando puedo y cuando tengo ganas; dos cualidades que tienen la propiedad de no llevarse demasiado bien y que su estado natural es el de evitarse. Bajo esta premisa, y como ya he dicho, es posible que caigan sin orden alguno entradas sobre algún clásico de los obligatorios, películas de las de 'anda que no tienen ya años', otras de las de 'no tienes tú ganas para ponerte a ver ahora eso' y alguna que otra novedad de las que si no estoy en el estreno como una loca perdida es porque o no tengo con quien ir o no tengo tiempo. Porque si algo de lo que me quejo mucho es de que no tengo tiempo de nada, pero creo que es por la maestría con que suelo perderlo a lo largo del día.

Al lío, que nos vamos por las ramas. Demos ya pues inaugurada la sección y pasemos a lo interesante, la peli: Indomable (Brave para los puritanos de los originales).

Esta película de la factoría de Disney es de las últimas de animación, rodada en formato 3D por ordenador y que yo no llegué a ver en el cine aunque me quedé con ganas. La sinopsis de la película se puede encontrar en muchos sitios, pero ahorraré el trabajo cotilleando FilmAffinity:



Merida, la indómita hija del Rey Fergus y de la Reina Elinor, es una hábil arquera que decide romper con una antigua costumbre, que es sagrada para los señores de la tierra: el gigantesco Lord MacGuffin, el malhumorado Lord Macintosh y el cascarrabias Lord Dingwall. Las acciones de Merida desencadenan el caos y la furia en el reino. Además, pide ayuda a una sabia anciana que le concede un deseo muy desafortunado. La muchacha tendrá que afrontar grandes peligros antes de aprender qué es la auténtica valentía.
 Partimos de que es una película pensada para un público infantil. Y todos los que ya hace unos cuantos años que hemos dejado la infancia sabemos que no vemos de la misma manera la 'típica peli Disney' cuando la vemos de niños que cuando las vemos de adultos. Es cierto que nos pueden seguir gustando, que las disfrutaremos añorando esa etapa de nuestra vida; pero seguramente las veremos sacando muchos matices y detalles que no supimos interpretar siendo niños. Así que voy a juzgar una película infantil desde una perspectiva adulta, y no sé hasta qué punto esa puede ser una opinión fiable.

La película me ha gustado y a la vez me ha dejado un poco insatisfecha. Me ha parecido más infantil de lo que últimamente me había acostumbrado Disney, algo predecible en algunos puntos y he echado de menos las canciones, que suelen ser lo que más te gusta de la película. Por supuesto que hay varias canciones, pero ahora mismo (y he visto la película hace menos de un par de horas), no consigo recordar ninguna canción que me llamase verdaderamente la atención. La princesa Merida me ha parecido un poco irritante. Supongo que esperaba a una princesa que supiese desenvolverse por si misma, sin necesidad de nadie que la ayude y dispuesta a enfrentarse a las convicciones sociales por aquello que consideraba justo. Y no he encontrado eso. Es cierto que tiene toda la razón en negarse a un matrimonio de conveniencia, pero en ningún momento, al menos al principio, hace el menor intento por comprender que su madre sólo quiere lo que cree que es mejor para ella; y que ya no es sólo lo que ella quiera lo que está en juego, sino la paz de todo un reino.
Y es en esto último donde creo que no soy capaz de juzgar la película como si fuese una niña pequeña. Es cierto que los personajes deben evolucionar, y que Merida finalmente lo hace, pero en lugar de esa princesa independiente que sabe enfrentarse a su destino me ha parecido una chiquilla que en medio de una rabieta decide tomar el camino rápido, sin pensar en las consecuencias, y se le va de las manos.
Lo que sí me ha gustado, y mucho, es que por una vez la película se ha centrado en la relación entre madre e hija, algo que en Disney debe sonar a leyenda urbana. Porque si hay algo por lo que Disney siente predilección es por las madres ausentes: muertas trágicamente, muchos huérfanos, obligados por las circunstancias a separarse de sus hijos o simplemente desaparecidas en combate sin dar ninguna explicación. Me ha parecido muy tierna la escena en que una pequeña Merida busca el consuelo de su madre cuando está asustada, sobre todo porque es algo que seguro que todos hemos visto hacer a algún niño pequeño.Creo que si tengo que quedarme con una escena de la película me quedaría con esa.
El tono cómico ha venido de la mano de casi todo el resto de los personajes: los hermanos pequeños, el padre, los peculiares pretendientes de Merida... tal vez demasiada comedia para mi gusto, aunque cumplía su función que era entretener a los más pequeños.

Tal vez no sea mi primera opción para recomendar una película de dibujos, pero me ha resultado entretenida. Creo que de puntuación le doy un tres sobre cinco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario