miércoles, 27 de junio de 2012

Los cuatro Jinetes del Apocalipsis (soneto)



Desaparezco casi un mes y vuelvo con el soneto más raro de los pocos que he escrito en mi vida, los cuales todavía se cuentan con los dedos de la mano. Dicen que es soneto, como dirían a Violante, porque son 14 versos endecasílabos. Y ya se conoce el dicho: si rima como un soneto y tiene los versos de un soneto es que es debe de ser un soneto.
Teóricamente sí, es un soneto, pero es un soneto muy extraño. Y es extraño por la temática y por la forma ¿y cómo puede ser un soneto raro por la forma, si es la misma para todos? Me gustaría contestar, pero es que tampoco termino de encontrar el porqué. Y de la temática... es una temática como otra cualquiera. Si otros rezan al amor, a la naturaleza o a la mujer de su vida yo hoy le escribo ¿al final de los tiempos? Insisto en que el apocalípsis debe ser un tema tan bueno como cualquier otro. Que en este blog no se toleran las discriminaciones de ningún tipo ¡ni siquiera para los cuatro jinetes que planean traer el fin del mundo!

Ahora ya en serio, no tengo ni idea de dónde ha salido este soneto. Podré ampararme, eso sí, en que llevo todo el mes de exámenes, y así se podría decir que la "temática" casi le viene a cuento. Si no siempre podré argumentar que Supernatural es una de mis series, y que siendo un argumento tan recurrente era una progresión natural que antes o después hablase sobre el tema. Mi último recurso es decir que tenía insomnio de esos de los importantes. Esos en que se te junta la hora de dormir con la de tener que despertar. Y a las 6 de la mañana, con no sé cuántas horas sin dormir (porque prefiero no contarlo, no sea que me lleve un disgusto), la cabeza divaga por zonas extrañas llegando a temas aun más bizarros.

Por si hay alguien que quiera saber más sobre el tema de Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis resumiré diciendo que son los cuatro caballeros que, una vez iniciado el Apocalipsis, traerían las plagas que asolarían al mundo. Cada uno de ellos está asociado a un color del caballo. El primero, el blanco, representaría a la victoria o el triunfo, que en este caso correspondería al Mal o anticristo. El segundo es el rojo, cabalgado por el jinete de la guerra. En tercer lugar estaría el negro, representando al hambre. Por último tendríamos al cuarto jinete, la muerte, cabalgando un caballo de color pálido o amarillo verdoso.
Para no divagar más sobre el tema -aunque a mí me resulta un tema de lo más interesante- dejo ya el soneto raro de la discordia y del sueño de una noche de insomnio.


Sonidos de jinetes y trompetas

de un blanco que cabalga a la Victoria.

Aferren la piedad en su memoria

frente al mal anunciado por profetas.



Con el rojo comenzarán las grietas

de la Guerra presagiando su gloria,

borrando el bien en su paso a la historia,

con sufrimientos como únicas metas.



Será negra la desesperación

y el llanto por el Hambre contenida

de las almas suplicantes e inertes



Pálida será la última visión

que se cobre finalmente la vida.

Apocalipsis y su rey: la Muerte.


2 comentarios:

  1. Hacía mucho que no me pasaba por aquí, y como no vuelve a destacar tu singularidad, la verdad es que en España, siempre el apocalipsis ha sido uno de los libros mas leidos en las liturgias, y ya que ha sido hace poco, siempre se leia en la noche de san juan, siendo representado en innumerables ocasiones.
    Un soneto le viene mas que al pelo, pues 4 jinetes... 4 estrofas... no viene mal para explicar este pasaje y lo que es propiamente un soneto, si fuera un profesor de lengua de 5º o 6º de primaría no dudaría en ponerles este ejemplo.
    Es claro y conciso va a lo que va, sin meterse en rollos ni metaforas varias, alomejor para mi gusto le falta esa vuelta de rosca.... ese simil tan carácteristico... para mi el mejor recurso tanto para explicar cosas, como para mandar mensajes que quieran un ir poco más allá.... alomejor podrías usar ese recurso tan valioso en futuras ocasiones, tiene ese caracter de enigma, que te hace pensar a que se refiere exactamente.
    Por lo demás la introducción me ha gustado, yo creo que a la muerte la deberían de pagar horas extras que la pobre.. trabaja demasiado, o que pida ayuda a Caronte (que para mi que son lo mismo) tal vez viene al caso esta cancion de tierra santa...
    http://www.youtube.com/watch?v=SFvlz0HrFfw

    ResponderEliminar
  2. Nunca conseguí leerme el Apocalipsis entero ¡y eso que lo intenté unas cuantas veces! Pero me daba sueños sumamente raros y terminaba por desistir
    Lo de incluir metáforas es mucho más complicado de lo que parece xD Además, que yo no soy una experta con los sonetos (ni la poesía en general), simplemente escribo lo que me apetece cuando tengo ganas. No hay más pretensiones más allá de eso. Claro está que cuanto más completos sean los sonetos mejor, pero yo todavía estoy aprendiendo :)
    Caronte es el barquero, si tuviese que identificar a alguien con la muerte sería con las Moiras (y ni siquiera estoy segura de que sea una buena comparación).

    ResponderEliminar