viernes, 11 de mayo de 2012

Pide un deseo y sopla las velas




No suelo dedicar entradas a hablar de mi vida personal, pero como ha sido mi cumpleaños y todavía no me he hecho un regalo he decidido que ya era hora de que mereciese uno. Y como no soy una persona de grandes lujos he decidido que mi regalo va a ser la excepción de desahogarme en este blog.

Esta última semana ha sido particularmente caótica, mucho más de lo que ya esperaba, y eso que a estas alturas del partido poco podría pasar en mi vida que me sorprendiese. Ha sido mi cumpleaños, me ha tocado pasar por el médico casi lloriqueando por morfina en vena y ha pasado una fecha que solía ser especial. Y sólo puedo pensar en que llevaba casi un mes temiendo que estas fechas llegasen y ahora que han pasado tengo la sensación de que por fin he conseguido dejar atrás una parte importante de mi pasado.

Porque en estas fechas yo tenía que derrumbarme y no lo he hecho.

Y en su lugar he tenido un día que ha pasado sin importancia y un cumpleaños con las mismas felicitaciones de siempre, otras nuevas e inesperadas y otras que no esperaba que se perdiesen por el camino y aun así lo han hecho. Hay días que tengo la sensación de que estoy viviendo una vida que no es la mía, como si hubiese pedido prestado otro cuerpo y ahora se empezasen a mezclar mi antiguo "yo" y alguien que todavía no conozco y que lucha cada día un poco más por tomar el control, por dejar atrás lo malo. Otras veces me pregunto si mi vida anterior no fue la que de verdad tomé prestada. Imagino que encontrar tu propio camino nunca es fácil, pero cuando pienso en mi futuro sólo veo páginas en blanco y un escritor que no sabe cómo llenarlas y va añadiendo cada vez una palabra más sin tener del todo claro cuál es el argumento.

Me gustaría ser de esas personas que tienen claro todo lo que quieren hacer o lo que esperan. Yo no sé ni qué esperar ni lo que quiero. Y las pocas veces que he tenido algo claro me han hecho ver que eso es algo que no depende únicamente de mí, sino de otras muchas variables que no puedo controlar. Y creo que, cuando piensas que no tienes ningún control, es mucho más fácil ser sólo el espectador. No es que esté contenta con esta nueva actitud, pero al menos he conseguido desterrar a los demonios de mis pesadillas. Y tal vez cuando consiga encontrar ese quién que busco en mi interior tenga nuevas esperanzas y nuevo objetivos. Sólo espero que esta nueva persona sonría.


2 comentarios:

  1. jaja me hizo gracia la sensación de que no eres tu la que no controla tu vida... se puede representar como

    http://www.youtube.com/watch?v=b0K8_CPSxxM&feature=related

    sobre todo al principio.
    Y para terminar.... me gustaría preguntarte si realmente somos nosotros los que vivimos nuestras vidas... o estamos en un constante sueño... esperando a despertarnos.. para que las cosas malas no hayan ocurrido.... pero si no pudieras despertar de ese sueño? como lograrías diferencial el mundo de los sueños del de la realidad?

    http://www.youtube.com/watch?v=fMY_EKrRxAU&feature=related

    P.D. Enhorabuena por el no derrumbe y si encuentras alguna persona que tenga claro lo que quiere y a donde va presentamelá porque no es muy humana que digamos XD

    ResponderEliminar
  2. ¡Siento haber tardado en contestar! (un lío de fin de semana...)
    Se ve que mi cerebro se ha hartado de vivir en Mátrix (me gustó mucho la primera película, las otras no). Me quedo con la pastilla roja, ya estoy cansada de la azul. Quiero conocer el mundo de las maravillas =)
    Curiosamente me resulta mucho más fácil controlar los sueños que la vida real. En sueños tengo cierto "poder" sobre las cosas que me rodean, mientras que en la vida real nada. Pero sí, muchas veces he pensado eso de que en realidad estamos viviendo un sueño (ya te digo que tengo la sensación de estar en una vida que no me pertenece).
    Yo también me alegré de no derrumbarme xD Y yo no sé si será muy humano o no, pero a mí me parece que todo el mundo tiene más planeado su futuro que yo!

    ResponderEliminar