viernes, 25 de mayo de 2012

Haikus de un mundo pasado



Sólo puedo pedir perdón por mi larga desaparición del blog sin previo aviso. Y me gustaría empezar diciendo que tengo una gran excusa, como por ejemplo... no sé, alguna. El problema es que no tengo ninguna buena excusa. Por no tener no tengo ni una excusa mediocre que me sirva de escudo. Si no he publicado nada estos últimos días ha sido por una mezcla de pasotismo, vagancia, cansancio y una sensación importante de que no tengo nada que decir. Y si tengo que seguir buscando alguna excusa medio válida diré que he estado tomando antibióticos que, por irónico que suene, no le han sentado demasiado bien a mi sistema inmune. También he tenido algún que otro evento familiar de fatalidad ineludible bajo amenaza de desaparecer del mapa. Además, mi vida sigue siendo un completo caos que alcanza su máximo exponente en mi cabeza, que parece tomar vida propia. Por suerte he estado tan cansada que mi cuerpo era el único que decidía entre dormir y pensar. Y pensar es muy difícil cuando notas que se te cierran los ojos.
Una vez que he terminado con mis divagaciones que no nos llevan a ningún sitio diré que tengo pendiente varias reseñas de libros que ya he terminado o a los que les falta muy poco para alcanzar dicho estado. Hay también algún que otro dibujo esperando que yo encuentre la paciencia justa para enzarzarme en una batalla a muerte con mi escaner. Y miedo me da el pensar en los miles de apuntes para los exámenes que me miran acusadores desde la mesa recordándome que ahora no les estoy haciendo el caso que merecen. Que puedo resumir diciendo que tengo muchas cosas por hacer y ninguna hecha.
Y como cuando me aburro y he llegado al punto en que mi cerebro no tolera un dato más a mí me da por "mirar qué tengo en el ordenador" he encontrado un documento con varios haikus que escribí hace demasiado tiempo. Si lo pienso bien no han pasado tantos años, poco más de tres, pero hay días que pesan demasiado.
Algún día escribiré otro para despedirme definitivamente de ese género de poesía.

No se oyen ruidos
Por las calles vacías
No pasa nadie

Por cada noche
Sumergidos en sueños
La luna vela

Entre la brisa
Y su estoica calma
Escojo el viento


2 comentarios:

  1. que huevos tienes XDD, lo de escribir el último para despedirte definitivamente me ha echo mucha gracia y la palabra pesan en cursiva tambien, yo diría que esta entrada es incluso mas cómica que filosófica.

    ResponderEliminar
  2. No lo escribí con intención de que fuese filosófica, aunque supongo que tampoco se me pasó por la cabeza que pudiese resultar cómica. Creo que simplemente ha salido como ha salido :)
    Y gracias por lo de "que huevos tienes" xDD Reconozco que me ha hecho mucha gracia tu comentario.
    Lo de que pesan... seguro que todo el mundo piensa eso alguna vez con algunos periodos de su vida. Y sí, creo que debo despedirme, no es mi género. No es que me disguste o parecido, pero sí que me resulta "menos gratificante" que otros.

    ResponderEliminar