viernes, 25 de mayo de 2012

Haikus de un mundo pasado



Sólo puedo pedir perdón por mi larga desaparición del blog sin previo aviso. Y me gustaría empezar diciendo que tengo una gran excusa, como por ejemplo... no sé, alguna. El problema es que no tengo ninguna buena excusa. Por no tener no tengo ni una excusa mediocre que me sirva de escudo. Si no he publicado nada estos últimos días ha sido por una mezcla de pasotismo, vagancia, cansancio y una sensación importante de que no tengo nada que decir. Y si tengo que seguir buscando alguna excusa medio válida diré que he estado tomando antibióticos que, por irónico que suene, no le han sentado demasiado bien a mi sistema inmune. También he tenido algún que otro evento familiar de fatalidad ineludible bajo amenaza de desaparecer del mapa. Además, mi vida sigue siendo un completo caos que alcanza su máximo exponente en mi cabeza, que parece tomar vida propia. Por suerte he estado tan cansada que mi cuerpo era el único que decidía entre dormir y pensar. Y pensar es muy difícil cuando notas que se te cierran los ojos.
Una vez que he terminado con mis divagaciones que no nos llevan a ningún sitio diré que tengo pendiente varias reseñas de libros que ya he terminado o a los que les falta muy poco para alcanzar dicho estado. Hay también algún que otro dibujo esperando que yo encuentre la paciencia justa para enzarzarme en una batalla a muerte con mi escaner. Y miedo me da el pensar en los miles de apuntes para los exámenes que me miran acusadores desde la mesa recordándome que ahora no les estoy haciendo el caso que merecen. Que puedo resumir diciendo que tengo muchas cosas por hacer y ninguna hecha.
Y como cuando me aburro y he llegado al punto en que mi cerebro no tolera un dato más a mí me da por "mirar qué tengo en el ordenador" he encontrado un documento con varios haikus que escribí hace demasiado tiempo. Si lo pienso bien no han pasado tantos años, poco más de tres, pero hay días que pesan demasiado.
Algún día escribiré otro para despedirme definitivamente de ese género de poesía.

No se oyen ruidos
Por las calles vacías
No pasa nadie

Por cada noche
Sumergidos en sueños
La luna vela

Entre la brisa
Y su estoica calma
Escojo el viento


miércoles, 16 de mayo de 2012

All ever wanted All ever needed




Parece que este mes va a ser bautizado como el mes con demasiadas cosas que hacer y demasiado poco que decir.
No sé si será el calor, que me atonta las neuronas, o que de pronto mi cuerpo ha decidido que tiene que dormir de golpe todas las horas que no había dormido las semanas anteriores. Sea el motivo que sea me paso el día medio adormilada y con pocas ganas de hacer todo lo que tengo que hacer. Porque de verdad tengo muchas cosas que hacer: tengo que estudiar, terminar algunas entradas sobre algunos libros que he terminado de leer, leer uno de mis tantos libros empezados, escanear un par de dibujos y empezar otros, poner el punto final a un par de historias cortas... Demasiadas cosas para un cerebro que sólo piensa en desconectar. Y como necesito una ayuda extra para permanecer despierta y poder hacer algo (ya con eso me conformo) me paso el día escuchando música. Sé que podría tomar café, pero para una racha que me da por dormir bien y no al contrario no voy a venir yo a estropearlo.
Hay muchas canciones que me ayudan a mantenerme despierta, practicamente cualquiera que pueda canturrear cumplirá esta función, pero como sólo puedo escoger una me voy a quedar con una de mis canciones favoritas: Enjoy The Silence de Depeche Mode.
Versiones de esta canción hay para todos los gustos. Tal vez la más conocida de todos sea la de Lacuna Coil que puedes escuchar aquí.

Pero buscando un poco hay muchos otros covers que también te invitan a disfrutar del silencio. Destacaré además el videoclip original, en el que el cantante, vestido como un rey, se sienta en una silla de playa precisamente a disfrutar del silencio. Porque no necesita nada más.
También me quedo con el remix realizado por Mike Shinoda, de Linkin Park












viernes, 11 de mayo de 2012

Pide un deseo y sopla las velas




No suelo dedicar entradas a hablar de mi vida personal, pero como ha sido mi cumpleaños y todavía no me he hecho un regalo he decidido que ya era hora de que mereciese uno. Y como no soy una persona de grandes lujos he decidido que mi regalo va a ser la excepción de desahogarme en este blog.

Esta última semana ha sido particularmente caótica, mucho más de lo que ya esperaba, y eso que a estas alturas del partido poco podría pasar en mi vida que me sorprendiese. Ha sido mi cumpleaños, me ha tocado pasar por el médico casi lloriqueando por morfina en vena y ha pasado una fecha que solía ser especial. Y sólo puedo pensar en que llevaba casi un mes temiendo que estas fechas llegasen y ahora que han pasado tengo la sensación de que por fin he conseguido dejar atrás una parte importante de mi pasado.

Porque en estas fechas yo tenía que derrumbarme y no lo he hecho.

Y en su lugar he tenido un día que ha pasado sin importancia y un cumpleaños con las mismas felicitaciones de siempre, otras nuevas e inesperadas y otras que no esperaba que se perdiesen por el camino y aun así lo han hecho. Hay días que tengo la sensación de que estoy viviendo una vida que no es la mía, como si hubiese pedido prestado otro cuerpo y ahora se empezasen a mezclar mi antiguo "yo" y alguien que todavía no conozco y que lucha cada día un poco más por tomar el control, por dejar atrás lo malo. Otras veces me pregunto si mi vida anterior no fue la que de verdad tomé prestada. Imagino que encontrar tu propio camino nunca es fácil, pero cuando pienso en mi futuro sólo veo páginas en blanco y un escritor que no sabe cómo llenarlas y va añadiendo cada vez una palabra más sin tener del todo claro cuál es el argumento.

Me gustaría ser de esas personas que tienen claro todo lo que quieren hacer o lo que esperan. Yo no sé ni qué esperar ni lo que quiero. Y las pocas veces que he tenido algo claro me han hecho ver que eso es algo que no depende únicamente de mí, sino de otras muchas variables que no puedo controlar. Y creo que, cuando piensas que no tienes ningún control, es mucho más fácil ser sólo el espectador. No es que esté contenta con esta nueva actitud, pero al menos he conseguido desterrar a los demonios de mis pesadillas. Y tal vez cuando consiga encontrar ese quién que busco en mi interior tenga nuevas esperanzas y nuevo objetivos. Sólo espero que esta nueva persona sonría.


domingo, 6 de mayo de 2012

Monólogos en Salamanca




No tengo por costumbre contar en el blog las cosas que me pasan o que voy haciendo en el día a día. Hoy va a ser un día de excepción porque voy a contar los eventos de la noche de ayer, en la que el humor fue el verdadero protagonista. Y es que ayer, por primera vez en mi vida, fui a presenciar un concurso de monólogos. No es que esta haya sido la primera vez que escucho un monólogo ¡que a mí me gustaba el club de la comedia! Pero ver algo en directo siempre le da un toque más especial que si te conformas con verlo por la tele. Y si encima ha sido gratis, te lo has pasado bien y has estado rodeado de buena compañía no puedes quejarte de nada.

En concreto el concurso de monólogos estaba organizado por la Residencia Universitaria Fray Luís de León y estaba promovido por la Universidad de Salamanca. En total participaban 6 personas, no profesionales, y el principal motivo de que fuese es que conozco personalmente a uno de ellos. Aunque estuve cerca de echarme atrás porque mi muela sigue haciendo de las suyas y duele bastante, al final me animé porque ya tenía la entrada desde hace tiempo y ya había dejado claro que iba.


Podría hacer un resumen más o menos detallado de todos los participantes. pero después de rebuscar un poco he encontrado que se puede ver la gala online (censurada) a través de la dirección de la usal:
Editación posterior: Los monólogos que hay actualmente corresponden a la edición del año pasado. Imagino que será un error de la página porque la edición de la que hablan es la de este año. Por ahora esperaré unos días a ver si lo corrigen.

http://www.usal.es/webusal/node/5540

Así que si alguien tiene tiempo libre y le gusta el tema de echarse unas risas puede animarse a verla y comentar si está conforme con el ganador. Personalmente ese fue un aspecto en el que la mayor parte de la gente estuvo de acuerdo.
Como aspecto negativo diré que la duración a mí se me hizo excesiva (empezó sobre las 9.00 y terminó cerca de la 1.00), con unos descansos de 20 minutos cada dos participantes que podrían haberse acortado. También me pareció excesivo el número de participantes porque con los últimos la gente ya estaba un poco cansada.

Y ahora como aspecto positivo diré las características que al parecer debe tener un buen monólogo; o al menos las que más se repitieron. Como yo nunca he escrito ninguno y tampoco es que haya escuchado demasiados no lo tengais mucho en cuenta y me echéis la bronca si participáis en uno y perdéis.

- Utilizar una canción puede ser interesante y dar mucho juego ¡pero no bases todo tu monólogo es una sola!
- Hay que saber reírse de uno mismo y si tienes algún defecto puedes usarlo a tu favor
- Los temas de actualidad como la crisis siempre dan mucho juego ¡pero no llegues al punto de deprimir a tus oyentes! En el punto medio está la virtud
- La pareja, el amor y las diferencias entre hombres y mujeres son una mina de oro ¡no lo olvides! Pero cuidadito con inclinar demasiado la balanza hacia un bando concreto ¡siempre tienes que meterte un poquito con todos!
- Los pelirrojos no tienen alma. Eso es algo que Cartman dijo sabiamente en algún capítulo de South Park ¡Búscalo Por ejemplo aquí! Pero primero asegúrate que no hay ninguno escuchándote.
- Los gordos son lentos y un gran tema con el que empezar si tú tienes algún kilo de más.
- La monarquía está poniendo infinidad de situaciones a tiro para hacer bromas a su costa. Que no se te olvide el elefante...
- Las bromas de mal gusto y los chistes "brutos" a duras penas pueden encajar en tu grupo de amigos, pero para un evento con gente desconocida es mejor que los destierres al cajón del olvido.

Estos son mis consejos. Si alguien quiere añadir los suyos que no se corte, que siempre son bienvenidos.

También, y ya fuera del tema, he decidido que con esta entrada inicio una sección nueva en el blog -juro que algún día las ordenaré y pondré todas ellas bien visibles-. Como no se ajustaba a ninguna de las etiquetas que he empleado hasta ahora voy a crear la nueva etiqueta zona /b/ , cuyo nombre será un pequeño homenaje a la zona random /b/ del foro 4chan ¡visítalo bajo tu propia responsabilidad, lo aviso! Ya que esta sección también estará dedicada a todas esas entradas que no tengan un lugar claro.

sábado, 5 de mayo de 2012

I am not afraid to keep on living






Tengo pendientes varias entradas sobre libros, series y algún que otro dibujo. Esto no debería ser nada nuevo porque lo de tener demasiadas cosas por hacer y ninguna terminada es algo que me pasa a menudo y que debo tener grabado en los genes. Pero si todo se junta con un inexperado "nacimiento" la cosa se complica. Y si encima ya tienes poco tiempo libre, muchas cosas que hacer y duermes poco tienes asegurado un pequeño caos. Sé que no es una gran excusa para justificar mi ausencia, pero ahora mismo es lo mejor que tengo.

Si especifico un poco más diré que con lo del nacimiento no me refiero a un pequeño y adorable bebé, si no a un horrible tercer molar que lleva arruinando mis días y noches esta última semana (¡bendito ibuprofeno!). Hacía tiempo que no estaba familiarizada con el dolor físico, y menos tan intenso ¡y es horroroso! Contar los minutos que faltan hasta que puedes tomarte otro analgésico es triste, pero es lo mejor que tienes de madrugada cuando el dolor no te deja dormir (ni leer, ni escribir, ni pensar...). Y como está visto que en ese estado cualquier actividad mínimamente intelectual es demasiado lo mejor que he tenido para distraerme ha sido ver series y escuchar música. Y de tanto escuchar música siempre hay alguna canción que sobresale y que repites una y otra vez de forma inconsciente.
Una canción con mayúsculas, como yo las llamo.
En concreto esta semana tan dolorosa la protagonista ha sido Famous Last Words del grupo My Chemical Romance. Este grupo lo conozco ya desde hace varios años y aunque ha ido cambiando con los sucesivos discos que han sacado todavía me sigue gustando. Sin embargo si tengo que quedarme con una canción es sin duda es esa. Trasmite un sentimiento de debilidad a la vez que fortaleza que es difícil de igualar. Es perfecta para esos días tristes en que necesitas una dosis extra de valentía para seguir adelante. Espero que si alguien tiene alguno de esos días esta canción también le sirva para levantar el vuelo.