sábado, 24 de marzo de 2012

El Trino del Diablo


Siguiendo la estela de la última entrada he decidido que la música también merece su sitio y que no pasará nada si vuelvo a intentar sacar una canción de mi cabeza compartiéndola con más gente. Y como esta canción lleva en modo repetición aleatoria casi una semana empezaba a demandar un hueco.
A diferencia de otras canciones que he puesto otras veces esta se trata de una pieza clásica; en concreto un solo para violín.
Pero si hay algo curioso en esta canción, más allá si te gusta o no, es su historia: Todo empieza con un sueño.

Y dejemos que sea su protagonista y autor, Giuseppe Tartini, el que nos lo cuente con sus propias palabras lo que ocurrió.

“Una noche, en 1713, soñé que había hecho un pacto con el Diablo y estaba a mis órdenes. Todo me salía maravillosamente bien; todos mis deseos eran anticipados y satisfechos con creces por mi nuevo sirviente. Ocurrió que, en un momento dado, le di mi violín y lo desafié a que tocara para mí alguna pieza romántica. Mi asombro fue enorme cuando lo escuché tocar, con gran bravura e inteligencia, una sonata tan singular y romántica como nunca antes había oído. Tal fue mi maravilla, éxtasis y deleite que quedé pasmado y una violenta emoción me despertó. Inmediatamente tomé mi violín deseando recordar al menos una parte de lo que recién había escuchado, pero fue en vano. La sonata que compuse entonces es, por lejos, la mejor que jamás he escrito y aún la llamo "La sonata del Diablo", pero resultó tan inferior a lo que había oído en el sueño que me hubiera gustado romper mi violín en pedazos y abandonar la música para siempre....”








Particualrmente he soñado alguna que otra vez con el diablo. Tal vez mi gran error haya sido no pedirle que tocase para mí. Si algún día decide volver a aparecerse no olvidaré hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario