lunes, 20 de febrero de 2012

You're going to die in there



Esta entrada tenía haberse escrito hace ya varias semanas, justo cuando terminé de ver la serie tras un atracón de dos días -¡dos! que he batido mi propio record en terminar una temporada-. Pero buscar ganas de escribir a veces es complicado, y si encima necesitas inspiración ya puedes esperar un imposible y hoy, que en una conjunción astral extraña se han juntado las dos cosas, voy a a aprovechar para dedicárselo a la serie "traca final" del pasado año:

American Horror Story




Porque las casas encantadas molan, pero molan mucho más cuando están lejos y tú no vives en ellas rodeado de gente cada cuál más peculiar ¿o era al revés?

Todos conocemos esas leyendas urbanas que alguna vez nos asustaron de pequeños y esta serie las aprovecha. Las casas encantadas abundan por todo el planeta, cada una con su trágico evento que la ha convertido en algo maldito, y si hay un verdadero protagonista en esta serie es precisamente la casa, a la que están atados todos los personajes.



Creo que va quedando claro el argumento. Tenemos una misteriosa
casa encantada, con oscuros secretos que ocurrieron en el pasado, pero ¿qué nueva familia ha tenido la mala suerte de acabar viviendo en ella? Se trata de la familia Harmon, que ha llegado huyendo de sus propios fantasmas para acabar cayendo de cabeza en otros peores y mucho más reales.



Vivian y Ben Harmon tenían lo que muchos clasificarían como una vida perfecta, hasta que un sangriento e inesperado aborto destruye parte de su relación y de sus esperanzas. Y todo se desmorona aún más cuando Vivian descubre que para rematarlo del todo su marido la está engañando con una de sus estudiantes de psiquiatría. Con un matrimonio destruido y una hija, Violet, que les guarda bastante rencor deciden hacer las maletas en busca de un nuevo comienzo, sin saber que van a encontrar mucho más.

Hay muchos personajes en esta serie, y cada uno de ellos es tan peculiar que no merecía ser olvidado; pero como no quiero que quede una entrada muy larga y ya hay cientos de páginas con la biografía completa de cada uno me voy a centrar en la opinión personal que he tenido de alguno de ellos.


El primero de ellos es Tate Langdon.
Tate es el prototipo del chico misterioso y oscuro que te llamará la atención aunque intentes resistirte. Es uno de los pacientes de Ben y pronto descubrimos que es un alma atormentada, muy descontento con el mundo y que no cree que quede nada bueno por lo que luchar. El problema principal es que tal vez él sea una de las cosas contra las que hay que luchar.
Tate es el lado dulce y lo peor de la serie, según la cara que quiera mostrarte. La relación que inicia con Violet es tierna, protectora y busca una redención que tal vez no merezca, pero con el resto... es un auténtico hijo de puta.
Muchas críticas comparan a esta pareja con la de Crepúsculo. No puedo opinar mucho porque no he leído a los tan aclamados vampiros, pero Tate... Las fans van a adorarle, yo la primera de ellas; y tiene ese punto de chico algo oscuro pero tierno que haría cualquier cosa por protegerte del que presumen los vampiros. Y luego descubres que en realidad te has hecho fan del nuevo Charles Manson y te sientes desconcertado. Porque aquí el amigo resulta que tiene más de un secreto y ninguno de ellos es bueno, y no sabes si perdonarlo u odiarlo.


La segunda que más me llama la atención es Moira O'Hara. En este caso hay que hacer una doble presentación ya que nunca podría haberse utilizado mejor la expresión de que son dos caras de la misma moneda. Por un lado tendremos a la sexy Moira en su versión joven, que es como la ven los hombres y que juega con ellos a su antojo, a pesar de que es al final ella la que sale perjudicada. Por otro lado tendremos a su versión mayor, que ya ha recibido suficientes disgustos en su vida como para confiar en nada, especialmente en los miembros del género opuesto por los que siente bastante rechazo. Con su versión joven se resucita además el lado más erótico de la serie con el mito de la porno-chacha. Pero claro, primero estás viendo como una chica joven y guapa le gusta entretenerse a sí misma, y al cabo de unos segundos tienes la misma imagen con una mujer que podría ser tu abuela. Y claro, la cara que se te queda con eso es un ¿pero qué?



Por último tenemos al alma de la serie, que no es otra que Constance, y que se ha quedado sin foto porque ya estoy hasta las narices de pegarme con este editor. Pedir que la defina en unas pocas líneas sería pedir demasiado, porque si hay algo que podemos decir de ella es que es muy compleja. Es controladora, pésima madre, no tiene remordimientos por nada y es capaz de envenenar tu comida sin que le tiemble el pulso mientras mantiene una impoluta sonrisa. Quiere a sus hijos, pero tan a su manera que nadie sabría distinguir si lo que siente por ellos es el más absoluto desprecio. Está obsesionada con las apariencias y con su aspecto, y no tiene ninguna sutileza en demostrarte que eres un desecho de persona. Vamos, es la vecina que todos deseamos tener.

También tenemos a Infantata aterrorizando el sótano, ex amantes que vienen a destrozar el nuevo presente, rubber man y su misterios identidad, un nuevo bebé en camino y el secreto de una casa que es capaz tanto de aterrorizar a la gente como de dar una nueva oportunidad.
Recuerda que nunca entre la vida y la muerte ha habido tan pocas barreras.
Dejo el trailer para ir abriendo el apetito



No hay comentarios:

Publicar un comentario