viernes, 24 de febrero de 2012

La víctima del cuento

Escrito hace mucho, no recuerdo el motivo.


Llevo tanto tiempo sin escribir y tengo tan pocas ganas de hacerlo que el hecho de que me ponga ahora es el resultado único de la frustración.
Tal vez esto que escriba me resultará muy difícil y si alguien llega a leerlo espero que comprenda que hay momentos en los que parece que el mundo se te cae encima. No lo tengáis mucho en cuenta, pero esto será lo más personal y lo más estúpido que habré escrito en toda mi vida.
Podría empezar como si fuera un diario: “Querido diario, me llamo Sara y blablabla…” Nunca tuve la suficiente fuerza de voluntad para llevar un diario, pero siempre me he justificado diciendo que los diarios son muy de críos; y no quiero pensar que soy una cría aunque en el fondo seguramente lo sea. Daría cualquier cosa por que se me ocurriera un tema sobre el que escribir, el que sea, palabra tras palabra. Pero parece que hoy no voy a tener tanta suerte; a falta de mejor tema seguiré hablando sobre mí.
Cuando era pequeña….
No, esa no es una buena forma de empezar.
Me gustaban mucho los cuentos infantiles; que narices, a día de hoy todavía me gustan. Siempre quise inventarme uno bonito, de esos típicos en los que el príncipe rescata a la princesa y todo eso, y tendría que haber un dragón muy malo, pero tendría que ser malo por un motivo.
Nadie es malo por naturaleza ¿no?
¿Qué es lo que podría pasar para que un dragón se hiciera malo y quisiera comerse a la princesa? Mejor comérsela no; la antropofagia siempre me ha dado escalofríos. Entonces el dragón ha raptado a la princesa porque un malvado brujo se lo ha ordenado, sí, eso está mejor. Así el dragón no tendría por qué ser el malo del cuento: tal vez le están chantajeando, o no le queda más remedio… Pero eso no quita que ahora habría que explicar porqué el brujo es tan malo y ha raptado a la princesa.
Que problemáticos son los cuentos.
Ya sé, quiere casarse con la princesa para quedarse con todo el reino. No, demasiado típico. Mejor, el malvado brujo y la princesa son hermanos ¿sorprendido? El brujo es el hijo ilegítimo de la reina, encerrado en una torre nada más nacer y obligado a recurrir a la magia negra para sobrevivir cuando logró escapar del reino. Eso explicaría porqué ha raptado a la princesa: quiere que ella sufra como el sufrió de pequeño encerrado, y quiere que el malvado rey vea lo que se siente cuando te quitan a tus seres queridos. Pero no ha contado con que el valiente príncipe, que ama a la princesa con locura aunque nunca la haya visto, no va a dejar que el brujo se salga con la suya. Y así el príncipe supera todos los peligros hasta llegar al castillo negro del brujo, custodiado por un dragón blanco de tres cabezas que resoplan fuego. Pero el brujo no ha contado con que el príncipe, en sus aventuras por llegar hasta el castillo, haya rescatado el huevo del dragón que había robado y con el que le chantajeaba. Así el dragón dejará pasar al príncipe e incluso le ayudará a derrotar al malvado brujo.
Ahora tendría que haber una lucha de espadas, porque las luchas de espadas molan.
Y por supuesto el príncipe será el ganador y rescatará a la princesa, con la que se fundirá en un tierno beso y promesas de amor eterno.
Por favor, que cursilada.
Olvidemos eso último y continuemos con la victoria del príncipe, pero ¿qué ha pasado con el brujo? Hundido y derrotado, la verdadera víctima del cuento, humillado durante toda su vida y encima relegado a ser el malo ¿No ha pensado nadie que la venganza como justicia es lo único que le quedaba? Pero el brujo ha perdido y su vida depende de la espada que amenaza su cuello y que el príncipe sujeta con firmeza.

4 comentarios:

  1. Enhorabuena, eres oficialmente una escritora (no se exactamente desde cuando, pero enhorabuena de todas formas). En el momento en el que dejas de pensar en que el malo es malo porque si e intentas buscarle un sentido a su maldad, sea lo que sea que escribas al respecto tendrá mucha más coherencia (y complejidad, aunque eso sólo tú lo sepas).

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias por llamarme oficialmente escritora! =)
    Últimamente me ha dado por escribir, imagino que para desahogarme, y de vez en cuando sale algo medianamente interesante. Y sí, buscar la motivación de los personajes es mucho más complicado que sólo escribir lo que hacen. Pero supongo que eso es lo interesante de escribir y de leer, encontrar todos los detalles.

    ResponderEliminar
  3. Ya te lo dije, pero gustó mucho el pobre brujo. Pero eso nos enseña a k hay k hacer las cosas sin k nadie se entere!! xk como decía dios a bender en un capitulo
    Cuando haces las cosas bien, la gente no sabe si has intervenido o no.
    En este tipo de cuentos aunque el malo sea malo porque las ha pasado canutas en su vida, siempre queda castigado, en teoría es para no ser rencoroso de niño etc etc... que en la vida real nunca pasa. Nunca entendí la esencia de los cuentos para educar a los niños, nunca lo cumplen (bueno yo como un bobo al princpio si), mienten, pegan, son malos, quieren siempre más.... Es por lo que por ejemplo odio a Disney y a sus cursiladas, se mas Pixar XD
    P.D. muy bueno en serio ;)

    ResponderEliminar
  4. Tengo que volver a ver Futurama!
    Los cuentos infantiles siempre me han gustado mucho; son una de mis pequeñas pasiones... pero tengo que darte la razón en que algunas veces son demasiado simplistas y sólo hay blanco o negro, buenos y malos. Para mí un cuento más que educar debe entretener y hacer a los niños pensar e imaginar. Para educarlos ya tendrán toda la vida real.
    Los cuentos Disney están muy endulzados... te recomiendo leer las versiones originales de la mayoría de los cuentos clásico. Aunque también tengo que reconocerme como una fan de las películas Disney (y Pixar!)
    Y me alegro de que te haya gustado!

    ResponderEliminar