viernes, 29 de julio de 2011

Por una vez

Las canciones se aproximan bastante a los colores: son miles para los miles de gustos que tienen que satisfacer, y para mayor parecido también entre ellas está la batalla inherente entre defensores de una y enemigos acérrimos de otras. No nos queda otra que decir eso de "Para gustos las canciones".

No voy a entrar en cuestiones de géneros, aquí ya todos sabemos lo que nos gusta y lo que no, y todas las elecciones son igual de respetables ¡por malísimas que sean! Pero seamos sinceros, dentro de las canciones que nos gustan también hay canciones que son más especiales que otras. Canciones que escuchamos una y otra vez, que redescumbrimos asombrados si hemos dejado de escucharlas una temporada.
Canciones que significan algo.

Una de estas tantas canciones que tengo la suerte de conocer es "Please let me get what I want". Esta canción, originaria del grupo inglés "The Smiths", ha sido inspiración para numerosos grupos que también han sabido hacerla suya.




Esta canción habla de tristeza, de una derrota a la que no se ve salida, de la rabia y la frustración y, sobre todo, de la esperanza. Porque en esos momentos de desesperación lo único que nos queda es gritarle a Dios o a la nada que nosotros también lo merecemos, que lo necesitamos. Que esa esperanza de que se puede cumplir es lo único que hace que sigamos adelante.
¿Quien no se ha sentido así alguna vez?

Si te ha gustado algunas otras versiones son estas:





viernes, 15 de julio de 2011

¿Es el final?

De todas las series de televisión que he visto en los últimos años la gran ganadora es "A dos metros bajo tierra", siendo su título original "Six feet under".
Esta serie estadounidense de la cadena HBO es una creacción del guionista Allan Ball, conocido por la película "American Beauty" y más recientemente la serie de vampiros "True Blood".

Pero vamos a centrarnos en la serie de "A dos metros bajo Tierra", ya habrá tiempo de hablar de otras películas.



¿jugamos al ajedrez?
La trama de la serie se centra en la vida de la familia Fisher, que ha sabido sacar rentabilidad a la muerte y regentan un negocio de pompas fúnebres. Como no puede ser de otra manera los fallecimientos y los "fantasmas" que estos producen juegan un papel fundamental en la serie.
El guión de los capítulos suele ser siempre el mismo, salvo algunas excepciones puntuales. En el principio del capítulo, ajeno a la familia Fisher, alguien morirá. Esta persona, protagonista del entierro de la funeraria, será el nexo de conexión con los problemas que atormentan a alguno de los miembros de los Fisher y también, en muchas ocasiones, serán los que tengan la solución. Porque a los muertos de la serie no les gusta descansar en paz, aunque todo se quede en la mente de los dueños, que luchan contra sus propios fantasmas.
Hagamos un repaso rápido por sus personajes:


  • Nathaniel Fisher. El patriarca de la familia y el que empieza toda la historia. Será mejor que no le cojas mucho cariño porque morirá al principio del primer capítulo. ¿Cómo puedo considerarlo entonces como un personaje relevante? Ya hemos comentado que en esta serie gustan los fantasmas... Sus apariciones, no demasiado abundantes, suelen ser también las más surrealistas y, sobre todo, las que más te harán pensar en que nunca conoces lo suficiente a la gente que te rodea.

Asistiendo a su propio entierro


  • Ruth Fisher. Toca el turno de la matriarca de la familia. Neurótica, obsesionada con el orden, tradicional, una mujer que en apariencia vive por y para su casa... que de un segundo para otro se ve viuda y abandonada por una familia que ya no la necesita. Su transformación a lo largo de la serie es tremenda. Acostumbrada a un matrimonio instalado en la rutina y en el que a veces se sentía atrapada pronto descubriremos que ha guardado algún secreto a su marido, y ahora que ha muerto y por tanto "lo sabe", se ve atormentada en situaciones delirantes.
Tradicional donde las haya ¿Siempre?
  • Nate Fisher. El hijo mayor, independiente, mujeriego y que quiere formar un futuro lejos de su familia. Pero los años pasan y él no ha conseguido asentar la cabeza y sabe que se le acaba el tiempo. La muerte de su padre lo complicará todo ya que la familia reclamará que tome el lugar que le corresponde. Se ve obligado a dedicarse a un negocio que no le gusta y que no entiende. No encuentra su lugar y no sabe lo que quiere, pero a poco a poco irá encontrando su sitio ¿Tendrá Brenda un lugar en su vida?
El guaperas de la serie



  • David Fisher. No, no es un psicópata, aunque actualmente su actor pueda recordarlo, pero también oculta un secreto: es homosexual. Diácono de la iglesia y el perfecto hijo, siempre buscando agradar a su padre, se ve superado por la llegada de su hermano que se largó abandonando a la familia. Tiene sentimientos encontrados respecto a su homosexualidad. Por un lado quiere dejar de esconderse y por otro sus creencias religiosas le atormentan. No necesita un infierno, mientras aclara sus ideas él mismo se condena a uno en vida.
Siempre perfecto

  • Claire Fisher: La benjamina de la familia y también la más alocada. No duda con coquetear con todos esos problemas a los que se acusa a la juventud hasta que encuentra un lugar para ella. Le gusta sentirse diferente al resto, aunque eso le meta en más de un problema y le lleve a juntarse con compañías cuestionables.

Drogadictos, asesinos... ¿por qué no fijarse en ellos?
    • Brenda Chenowith. Su vida está marcada por su extrambótica familia, relacionada con el mundo de la psiquiatría y por la relación con su hermano, que sufre trastornos psiquiátricos. En el primer capítulo comienza una relación con Nate, al que conoce al coincidir en un viaje en avión. 



    Desearía una vida normal

    • Rico Díaz. En un principio es un secundario más, pero poco a poco se va ganando protagonismo. Es el "restaurador" de los clientes de la funeraria, y es un experto en su trabajo. Se siente infravalorado por la familia Fisher y quiere que sus decisiones también sean tomadas en cuenta.
    Mejor tardar en pasar por sus manos

    Visto esto tampoco parece una serie tan espectacular ¿Qué tiene entonces de especial? La respuesta es que es fácil identificarse con alguno de sus protagonistas o, al menos, con alguno de los problemas que alguna vez les afectan.
    Mención especial merece su final. De todas las series que he visto esta tiene el mejor final: concluyente, emotivo y a la vez sin dejarte con ganas de más. 
    Pero hablar de finales es hablar demasiado. Mucho mejor dar una oportunidad a la serie y verlo tú mismo.

    jueves, 14 de julio de 2011

    Y en un principio fue...

    Tras meditarlo mucho -mentira- he decidido copiar a algunos de mis conocidos y comenzar mi propio blog. Y este es el resultado tras pelearme durante un rato para encontrar un título medianamente decente que no estuviera ya adjudicado. Confieso que ha sido una labor más complicada de lo que pensaba.

    Mi intención era un blog dedicado principalmente al dibujo, ya sea alguno que de vez en cuando me da por hacer o dedicado a los ilustradores a los que ya me gustaría parecerme. Pero centrarse en un único tema nunca ha sido bueno, como se suele decir ¡no metas todos tus huevos en la misma cesta!, y ya que el dibujo no es lo único que me gusta he decidido que mi blog será un cajón de sastre más ¡Para qué quedarse con una cosa teniendo un mundo entero por elegir!
    De esta idea de un mundo por escoger viene en gran parte el título que encabeza este blog "A brave new world", más conocido en castellano por "Un mundo feliz", la gran novela distópica de Aldous Huxley de la que seguramente hablaré alguna vez. Este a su vez también se lo copió a alguien, en concreto al dramaturgo William Shakespeare en su obra "La Tempestad"

    «¡Oh qué maravilla!                                           O, wonder!
    ¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!                     How many goodly creatures 
                                                                             are there here!
    ¡Cuán bella es la humanidad!                         How beauteous mankind is!  
    ¡Oh mundo feliz,                                               O brave new world
    en el que vive gente así!»                                  
    That has such people in't!


    La dirección del blog "city-of-emeralds" hace referencia a la Ciudad Esmeralda del libro "El maravilloso Mago de Oz", uno de esos tantos libros infantiles que sientan bien a cualquier edad y que tiene más de una curiosidad encerrada, algo que dejaremos para posteriores entradas.