viernes, 25 de noviembre de 2011

No te preocupes: no eres el único

No puedo más que disculparme por lo abandonadísimo que he tenido el blog desde hace un par de meses, coincidiendo extrañamente con la vuelta de las clases y el descenso en picado que ha sufrido mi tiempo libre. Me gustaría decir que mi vuelta se debe a que he recuperado dicho tiempo, pero sería mentirme a mí misma. Supongo que es propio del ser humano el robarle un ratito a lo que debes hacer para dárselo en contrapartida a lo que quieres hacer, asuntos que no tienen la dicha de encontrarse con frecuencia.

Una vez terminadas mis disculpas pasaré a lo que inicialmente iba a ser la entrada del blog. El haber escogido un título que no aclara demasiado de qué voy a hablar alude más a la persona a la que está dedicada la entrada -como ya prometí hacerlo hace varias semanas- y sus curiosas aficiones. Porque todos, lo queramos admitir o no, tenemos aficiones que pueden resultar extrañas para otros o incluso para nosotros mismos si es que somos capaces de admitirlo. La curiosa afición de mi amigo Enrique (http://twisensblog.blogspot.com/) es coleccionar videojuegos en sus flamantes -y con estratosféricos precios- ediciones para coleccionistas. 

Como no puede ser de otra manera, y como ya en el título confieso que no es el único, tendré que hablar de alguna de mis extrañas aficiones. Por suerte para mi bolsillo no supone una merma tan sustancial como la que tiene él. 
Mi gran afición, que también tiene que ver con la colección, es guardar avatares que encuentro por casualidad por internet y que me han gustado lo suficiente. Foros, LJ, algunas redes sociales.... cualquier página que permita introducir un avatar es un posible objetivo. Por si alguien no sabe lo que es un avatar aquí dejo algunos de ejemplo:





Siento que su distribución sea un tanto penosa, pero acabo de descubrir que soy un poco inútil con el tema.

Y esta es mi gran y extraña afición. Me gusta verlos de vez en cuando en esos días aburridos y que no tienes nada que hacer, imprimir los que más me gustan y pegarlos en cuadernos y lo mejor, siempre habrá alguno que encaje a la perfección con tu estado de ánimo.
Con el paso de los años he llegado a recopilar casi 1500 de estas pequeñas y curiosas imágenes que a mí siempre me llamaron la atención.
Ahora sólo me queda esperar que eso de que no soy la única con una afición extraña sea verdad y si alguno le apetece que se anime a compartirla.

martes, 20 de septiembre de 2011

Estaré ahí

En la música nunca ha habido un género con el que me sintiera totalmente identificada, así que picoteaba un poco de todos en busca de canciones que me gustasen más que un estilo. En una de las tantas búsquedas por una canción nueva encontré Still loving you y fue un amor a primera vista sin mayor importancia. Sin saber nada del grupo ni de la canción acabó en un CD grabado de música y sonando de fondo en mi habitación.

Aun recuerdo el día en que mientras escuchaba esa canción mi padre entró en mi habitación por cualquier motivo y tras escuchar la canción durante unos segundos me dijo que era de su época. Yo me extrañé un poco porque no pensaba que tuviese tantos años a sus espaldas y tras investigar un poquito con la inestimable ayuda de wikipedia descubrí que efectivamente el grupo Scorpions ya llevaba un tiempo largo en el panorama musical.
Esta es una de sus canciones más conocidas y también mi favorita -aunque yo siempre he tenido preferencia por la primera canción que escucho de un grupo-. Según algunas opiniones hace referencia a la situación de Alemania en aquellos años, 1984, que todavía seguía separada por el Muro de Berlín que finalmente sería derribado cinco años después. Para mí, sin embargo, siempre ha sido una canción romántica en el que alguien  intenta recuperar a la persona que ama aunque eso implique luchar y cambiar en el proceso.


Esta es la canción original, pero mi versión preferida siempre ha sido la que está acompañada por la filarmónica de Berlín.



Como en todas las canciones emblemáticas que se precien esta también tiene versiones de otros grupos, pero ninguna como la original.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Has vivido por encima de tus posibilidades

Sé que he tenido el blog bastante abandonado este último mes por culpa de los exámenes, pero ahora que han pasado y que tengo un poquito de tiempo libre tendré que retomarlo. Y nada mejor que retomarlo con una sección nueva dedicada a las viñetas humorísticas (las típicas de los periódicos, para que no haya confusiones).

Esta entrada está dedicada a ese ente omnipotente que acapara todas las noticias y al que parece que debemos sumisión y adoración (y no, no estoy hablando de cualquier tipo de deidad o similar). Me refiero al conocido como "Los Mercados" o "Los Especuladores". Como estaba un poquito harta de este personaje sin nombre específico y sin rostro me he decidido a ponerle uno.
ÉL -dada su importancia tendrá el honor de poseer mayúsculas- una vez más quiere darnos su consejo y repetirnos esa frase que últimamente se oye mucho: has vivido por encima de tus posibilidades. En este caso se lo aclara a uno de los tantos refugiados del Cuerno de África, donde se está sufriendo una terrible carestía de alimentos.
No nos cuestionaremos si ÉL no ha vivido por encima de sus posibilidades ya que ÉL en su todopoderosidad nunca haría tal cosa pues sólo busca el bien -propio-.
Hoy, en exclusiva, ponemos cara al señor Mercados Preocupados.

domingo, 21 de agosto de 2011

En el muelle

De vez en cuando me gusta escribir pequeñas historias sin demasiadas pretensiones, sólo la de desahogarme por medio de la escritura. Por eso casi siempre que escribo es porque estoy triste o preocupada y escribir algo es uno de los poco métodos que me ayuda a tranquilizarme. Lo malo de este método es que esas historias, en cuanto son un poco largas, pasan a deambular por mi cabeza en lugar de ser plasmadas en papel -o en el ordenador en este caso-, esperando a que vuelva a sentirme con ganas de escribir.
Esta es de las pocas historias que terminé. Es de hace varios años y no recuerdo qué me impulsaría a escribirla o  el porqué del tema elegido. Sé que por mi bien no debo intentar ganarme la vida como escritora, pero la he encontrado haciendo limpieza por el ordenador y me ha apetecido compartirla.


Y las cosas no mejoraban.

Había intentado todo lo inimaginable, todo lo que se pudiera intentar. Y las cosas no mejoraban. Caía la noche en el muelle, y ahí estaba; en un instante bebiendo con el primero que la invitara, y al siguiente follando con quien pudiera pagarla. 
Y él no podía pagarla.
Él no podía hacer más que verla vender su cuerpo; por dinero, por necesidad, por placer. Por lo que sea. Y él no podía comprarla. La oía gemir, la oía suplicar. La oía fingir para los demás. Pero no la oía fingir para él. Porque no podía pagarla se conformaría con ver desde lejos. Tragándose su orgullo y sus celos. Esperando, siempre esperando.

Vendía. Se vendía. Por dinero; sí, por eso, porque necesitaba el dinero. Manos sucias sobre su cuerpo y alcohol para no recordarlo al día siguiente. Alcohol, mucho alcohol, para no vomitar mientras lo hacía. Y él no la compraba; él no la veía más que como a una sucia puta barata. Una zorra; sólo eso. Y nadie quería a una zorra más que para follar. Por eso él no la quería, porque era una puta. Por eso cada noche, iluminados por las farolas del puerto, le veía mirarla con esa cara de asco cada vez que se iba con alguno. Y las cosas parecían no mejorar.

Porque todos los días eran iguales y cada día era un infierno.

Una noche de lluvia. En el muelle sólo oscuridad y olas, violentas olas que chocaban contra las piedras. Mar enojado en una noche oscura.
Noche de perros y no hay clientes. Sólo están ellos dos. La puta que ama y el amante que no puede comprar su amor. Esta noche no hay clientes y ella necesita el dinero; y necesita su amor. Y él necesita comprarla; y sentir que no la ha comprado.
“Hoy podría hacerte un buen precio”
“Hoy tal vez podría pagarte”
Ahora ya no llueve. Noche un poco más brillante. Hoy las cosas parecen ir mejor.




sábado, 20 de agosto de 2011

Amigos, amigos everywhere

Volvemos nuevamente con los dibujos ¿Qué tienen que ver entonces los amigos? No se trata de un dibujo dedicado a la mistad sino de esos amigos que cuando les dices que de vez en cuando dibujas te preguntan
¿Y uno para mí cuándo?
Confieso que no me gusta demasiado regalar mis dibujos. Sé que no son obras de arte, pero yo les tengo cariño, aunque sólo sea por las horas muertas que me puedo tirar con ellos. Pero casi siempre acabo cediendo y dedicándoles un dibujo si me lo piden... lo malo es que tienen que tener paciencia hasta que tienen su dibujo listo ¡si tengo que regalarles un dibujo al menos tiene que ser uno que signifique algo! o de un tema que pueda gustarles, y eso a mí, que sólo suelo dibujar cuando tengo muchas ganas, es algo que me lleva mucho tiempo.


Este fue el primer dibujo que regalé. No fue algo planeado, simplemente una de mis mejores amigas me pilló mientras estaba a punto de terminarlo y exigió que tenía que ser para ella. Aunque protesté lo único que pude pedir a cambio es que antes me dejase escanearlo (un escaneado rápido y cutre).
Es un dibujo de hace un par de años, de los primeros que coloreé con pinturas. Está basado en una escena que sale en uno de los primeros ending del anime Code Geass. Imagino que no será muy difícil dar con la escena.

lunes, 8 de agosto de 2011

Influencia de la Luna

En la primera entrada dudaba si dedicar enteramente el blog al dibujo y la ilustración o si debía ser un poquito menos formal y abrazar la variedad. Finalmente decidí que dedicarlo sólo al dibujo iba a limitarlo mucho ¡pero eso no significa que haya que dejarlo apartado!
Hoy traigo el primer dibujo al blog. Puede que no sea el mejor que he hecho, y el escaneado deja mucho que desear (al pobre escaner hay que perdonarlo, que ya tiene sus muy muchos años), pero es el último que he hecho y por alguno hay que empezar.
Los materiales utilizados han sido un lápices de distinta dureza (para boceto y detalles) y lápices de colores acuarelables.
No suelo tener demasiada práctica coloreando con pinturas y muchas veces suelo decantarme por el ordenador, pero si quiero coger algo de destreza tendré que darles más uso.



Nunca había dibujado una sirena. Me ha gustado la idea de seguir con personajes fantásticos ¿alguna sugerencia?

viernes, 29 de julio de 2011

Por una vez

Las canciones se aproximan bastante a los colores: son miles para los miles de gustos que tienen que satisfacer, y para mayor parecido también entre ellas está la batalla inherente entre defensores de una y enemigos acérrimos de otras. No nos queda otra que decir eso de "Para gustos las canciones".

No voy a entrar en cuestiones de géneros, aquí ya todos sabemos lo que nos gusta y lo que no, y todas las elecciones son igual de respetables ¡por malísimas que sean! Pero seamos sinceros, dentro de las canciones que nos gustan también hay canciones que son más especiales que otras. Canciones que escuchamos una y otra vez, que redescumbrimos asombrados si hemos dejado de escucharlas una temporada.
Canciones que significan algo.

Una de estas tantas canciones que tengo la suerte de conocer es "Please let me get what I want". Esta canción, originaria del grupo inglés "The Smiths", ha sido inspiración para numerosos grupos que también han sabido hacerla suya.




Esta canción habla de tristeza, de una derrota a la que no se ve salida, de la rabia y la frustración y, sobre todo, de la esperanza. Porque en esos momentos de desesperación lo único que nos queda es gritarle a Dios o a la nada que nosotros también lo merecemos, que lo necesitamos. Que esa esperanza de que se puede cumplir es lo único que hace que sigamos adelante.
¿Quien no se ha sentido así alguna vez?

Si te ha gustado algunas otras versiones son estas:





viernes, 15 de julio de 2011

¿Es el final?

De todas las series de televisión que he visto en los últimos años la gran ganadora es "A dos metros bajo tierra", siendo su título original "Six feet under".
Esta serie estadounidense de la cadena HBO es una creacción del guionista Allan Ball, conocido por la película "American Beauty" y más recientemente la serie de vampiros "True Blood".

Pero vamos a centrarnos en la serie de "A dos metros bajo Tierra", ya habrá tiempo de hablar de otras películas.



¿jugamos al ajedrez?
La trama de la serie se centra en la vida de la familia Fisher, que ha sabido sacar rentabilidad a la muerte y regentan un negocio de pompas fúnebres. Como no puede ser de otra manera los fallecimientos y los "fantasmas" que estos producen juegan un papel fundamental en la serie.
El guión de los capítulos suele ser siempre el mismo, salvo algunas excepciones puntuales. En el principio del capítulo, ajeno a la familia Fisher, alguien morirá. Esta persona, protagonista del entierro de la funeraria, será el nexo de conexión con los problemas que atormentan a alguno de los miembros de los Fisher y también, en muchas ocasiones, serán los que tengan la solución. Porque a los muertos de la serie no les gusta descansar en paz, aunque todo se quede en la mente de los dueños, que luchan contra sus propios fantasmas.
Hagamos un repaso rápido por sus personajes:


  • Nathaniel Fisher. El patriarca de la familia y el que empieza toda la historia. Será mejor que no le cojas mucho cariño porque morirá al principio del primer capítulo. ¿Cómo puedo considerarlo entonces como un personaje relevante? Ya hemos comentado que en esta serie gustan los fantasmas... Sus apariciones, no demasiado abundantes, suelen ser también las más surrealistas y, sobre todo, las que más te harán pensar en que nunca conoces lo suficiente a la gente que te rodea.

Asistiendo a su propio entierro


  • Ruth Fisher. Toca el turno de la matriarca de la familia. Neurótica, obsesionada con el orden, tradicional, una mujer que en apariencia vive por y para su casa... que de un segundo para otro se ve viuda y abandonada por una familia que ya no la necesita. Su transformación a lo largo de la serie es tremenda. Acostumbrada a un matrimonio instalado en la rutina y en el que a veces se sentía atrapada pronto descubriremos que ha guardado algún secreto a su marido, y ahora que ha muerto y por tanto "lo sabe", se ve atormentada en situaciones delirantes.
Tradicional donde las haya ¿Siempre?
  • Nate Fisher. El hijo mayor, independiente, mujeriego y que quiere formar un futuro lejos de su familia. Pero los años pasan y él no ha conseguido asentar la cabeza y sabe que se le acaba el tiempo. La muerte de su padre lo complicará todo ya que la familia reclamará que tome el lugar que le corresponde. Se ve obligado a dedicarse a un negocio que no le gusta y que no entiende. No encuentra su lugar y no sabe lo que quiere, pero a poco a poco irá encontrando su sitio ¿Tendrá Brenda un lugar en su vida?
El guaperas de la serie



  • David Fisher. No, no es un psicópata, aunque actualmente su actor pueda recordarlo, pero también oculta un secreto: es homosexual. Diácono de la iglesia y el perfecto hijo, siempre buscando agradar a su padre, se ve superado por la llegada de su hermano que se largó abandonando a la familia. Tiene sentimientos encontrados respecto a su homosexualidad. Por un lado quiere dejar de esconderse y por otro sus creencias religiosas le atormentan. No necesita un infierno, mientras aclara sus ideas él mismo se condena a uno en vida.
Siempre perfecto

  • Claire Fisher: La benjamina de la familia y también la más alocada. No duda con coquetear con todos esos problemas a los que se acusa a la juventud hasta que encuentra un lugar para ella. Le gusta sentirse diferente al resto, aunque eso le meta en más de un problema y le lleve a juntarse con compañías cuestionables.

Drogadictos, asesinos... ¿por qué no fijarse en ellos?
    • Brenda Chenowith. Su vida está marcada por su extrambótica familia, relacionada con el mundo de la psiquiatría y por la relación con su hermano, que sufre trastornos psiquiátricos. En el primer capítulo comienza una relación con Nate, al que conoce al coincidir en un viaje en avión. 



    Desearía una vida normal

    • Rico Díaz. En un principio es un secundario más, pero poco a poco se va ganando protagonismo. Es el "restaurador" de los clientes de la funeraria, y es un experto en su trabajo. Se siente infravalorado por la familia Fisher y quiere que sus decisiones también sean tomadas en cuenta.
    Mejor tardar en pasar por sus manos

    Visto esto tampoco parece una serie tan espectacular ¿Qué tiene entonces de especial? La respuesta es que es fácil identificarse con alguno de sus protagonistas o, al menos, con alguno de los problemas que alguna vez les afectan.
    Mención especial merece su final. De todas las series que he visto esta tiene el mejor final: concluyente, emotivo y a la vez sin dejarte con ganas de más. 
    Pero hablar de finales es hablar demasiado. Mucho mejor dar una oportunidad a la serie y verlo tú mismo.

    jueves, 14 de julio de 2011

    Y en un principio fue...

    Tras meditarlo mucho -mentira- he decidido copiar a algunos de mis conocidos y comenzar mi propio blog. Y este es el resultado tras pelearme durante un rato para encontrar un título medianamente decente que no estuviera ya adjudicado. Confieso que ha sido una labor más complicada de lo que pensaba.

    Mi intención era un blog dedicado principalmente al dibujo, ya sea alguno que de vez en cuando me da por hacer o dedicado a los ilustradores a los que ya me gustaría parecerme. Pero centrarse en un único tema nunca ha sido bueno, como se suele decir ¡no metas todos tus huevos en la misma cesta!, y ya que el dibujo no es lo único que me gusta he decidido que mi blog será un cajón de sastre más ¡Para qué quedarse con una cosa teniendo un mundo entero por elegir!
    De esta idea de un mundo por escoger viene en gran parte el título que encabeza este blog "A brave new world", más conocido en castellano por "Un mundo feliz", la gran novela distópica de Aldous Huxley de la que seguramente hablaré alguna vez. Este a su vez también se lo copió a alguien, en concreto al dramaturgo William Shakespeare en su obra "La Tempestad"

    «¡Oh qué maravilla!                                           O, wonder!
    ¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!                     How many goodly creatures 
                                                                             are there here!
    ¡Cuán bella es la humanidad!                         How beauteous mankind is!  
    ¡Oh mundo feliz,                                               O brave new world
    en el que vive gente así!»                                  
    That has such people in't!


    La dirección del blog "city-of-emeralds" hace referencia a la Ciudad Esmeralda del libro "El maravilloso Mago de Oz", uno de esos tantos libros infantiles que sientan bien a cualquier edad y que tiene más de una curiosidad encerrada, algo que dejaremos para posteriores entradas.