jueves, 1 de mayo de 2014

El éxtasis del oro





Para dejar constancia de que sigo viva voy a dejar una canción rapidita que siempre está en mi lista de música: The Ecstasy of Gold - Ennio Morricone
No me voy a entretener mucho porque ando un poco escasa de tiempo, y el tiempo siempre tiene esa mala costumbre de escurrirse de los dedos antes de que te des cuenta.

Sin más dejo la canción. Espero tener tiempo pronto para hacer una entrada que merezca un poco la pena, aunque sea alejarse de las pautas que ha seguido siempre este blog.

Tengo que ve la película en al que sale esta canción sí o sí. Por si alguno se lo pregunta la película es 'El bueno, el feo y el malo'. Lo apuntaré como una de las tantas cosas que me he propuesto hacer para este año ¿no os suena muy épica?



lunes, 27 de enero de 2014

Morir, dormir, tal vez soñar






La primera entrada del año y va a ser un soneto. Porque hacía mucho que no escribía ninguno y llevo bastante tiempo queriendo hacer un pequeño homenaje, siempre salvando unas distancias insalvables, al famoso soliloquio de Hamlet, que si todavía no lo has leído lo puedes encontrar aquí 

Sólo espero que William Shakeaspeare no se retuerza en su tumba por culpa de mis pocas dotes para la poesía

Morir igual que vientos en colinas,
como un eco que susurra tu nombre.
Pues es sin duda el destino del hombre
que un día comienzas, otro terminas.

Dormir, viviendo entre las clandestinas
reliquias que dejaste  y tu renombre,
que siempre está presente, y que no asombre
que no quiera escaparme de estas ruinas.

Dormir para encontrarme con aquel
tenue recuerdo del que se marchó,
y convirtió la vida en algo cruel.

Tal vez soñar, sí, soñar con su piel,
con lo que el destino una vez unió.
Morir, dormir, tal vez soñar con él.


lunes, 30 de diciembre de 2013

Wind of Change




Quería terminar el año con alguna reseña literaria, o tal vez de alguna de las últimas películas que he visto. Pero he pensado que no me apetecía escribirla, y que si había algo que tenía que escribir era una despedida al 2013
¿Qué puedo decir del 2013? Tal vez el problema es que no puedo decir mucho sobre él. No ha sido ni mi peor ni mi mejor año, sólo ha sido, sin más. Un año de transición hacia no sé muy bien dónde. Solitario a su modo, pero de gran liberación personal y de aceptación. Supongo que también se le puede incluir lo de conseguir, en parte, uno de esos objetivos siempre a cumplir que es madurar, aunque nunca conseguiré aprender a cerrar la boca en esos momentos en los que piensas sin pensar. O más bien, en esos momentos en los que habla -llora o chilla- la emoción y no la razón

Con luces y sombras, aciertos y fracasos. Tal vez más sonrisas que lágrimas, porque he descubierto que hasta llorar puede ser un objetivo difícil según qué ocasiones. Será siempre el año en que descubrí París por primera vez y que decidí que no sería esa la única vez que estuviese en esa ciudad. Y el año de los cómics de marvel, tumblr y mitología nórdica alocada. Un año más que pronto se convertirá en otro fantasma del pasado ¿cómo serán los del futuro?
Espero que esta vez los vientos del cambio nos sean más favorables a la hora de soplar





domingo, 24 de noviembre de 2013

Dr Horrible's Sing-Along Blog




Creo, y digo sólo que creo porque no la he leído, que mi última entrada aparte de ser de hace mucho está escrita en un tono muy dramático. Si bien es cierto que cuando la escribí estaba pasando por una semana espantosa con sucesión de malas noticias no debió de ser para tanto, porque todo se terminó antes o después con resultados más o menos satisfactorios. Aunque como los problemas tienden a seguir la misma ley que la entropía hay algunos problemas nuevos para sustituir a los antiguos y que la cosa no disminuya, pero ese es un cuento que dejaré para otro día.
No voy a entretenerme porque de lo que quiero hablar es del musical Dr. Horrible's sing-along blog, que técnicamente no es una película, sino una serie (en este caso la primera temporada); pero que como no dura más de 45 minutos en total y está dividido en tres actos voy a tratarlo como si fuese una película y punto.

Está escrito y producido por Joss Whedon, quien recuerdo para los despistados que es el guionista de Buffy o Los Vengadores, y que en este blog le solemos tener en un pedestal cuando se lo merece, que suele ser muchas veces pero no siempre.
En concreto esta mini serie se publicó directamente en internet, y según se comenta se habla de una segunda temporada en el futuro, aunque no hay fechas concretas todavía. Todo parece apuntar que no será antes del lanzamiento de Los Vengadores 2, que está previsto para el año que viene. Aunque nunca se sabe y puede que haya sorpresa antes.

Pasemos directamente a la sinopsis:

Dr Horrible es un aspirante a villano con un vídeo blog donde cuenta los avances de sus últimas fechorías, que suelen terminar en fracaso por culpa de su némesis, el ególatra Capitán Hammer. Está completamente enamorado de Penny, una chica optimista y defensora de los más desfavorecidos a la que ni siquiera se atreve a hablar y que ha conocido en la lavandería. Cuando reciba la invitación para demostrar que es digno candidato a un puesto en The Evil League of Evil y Penny comience una relación con el Capitán Hammer ¿será capaz de demostrar que es un buen villano, derrotar a su enemigo y quedarse con la chica?


No puedo entrar en mucho detalle sin destripar gran parte del argumento y del final, especialmente si tenemos en cuenta lo cortita que es, así que me centraré en mi opinión personal respecto a la serie. Como es un musical lo justo es dar énfasis a las canciones y a las voces, y en eso puedo decir que he quedado gratamente sorprendida, aunque ya sabía que Neil Patrick Harris era buen cantante.
En cuanto a los personajes todos tienen su papel y es el que interpretan: Dr Horrible es el aspirante a villano, pero es fácil sentir empatía por él porque en el fondo se siente insatisfecho por el rumbo que lleva la sociedad actual. Penny es dulce, amable y cree en el lado bueno de las personas y de todas las situaciones, aunque peca de ser demasiado dependiente de los demás. Y por último el Capitán Hammer es odiable; a pesar de ser el héroe es egoísta, soberbio y se tiene en un pedestal desde donde ve al resto de los mortales que deben adorarle.
Como uno se puede esperar tiene muchos tintes cómicos, pero no te fíes porque el final puede sorprenderte. A mí en concreto me dejó  con mal cuerpo porque no me lo esperaba para nada.
Es una serie que recomiendo si te gustan los musicales y te quieres alejar de los géneros de héroes y villanos más clásicos. Porque si hay algo que hace es salirse de lo común. Si por el contrario no te gustan los musicales está claro que no te va a gustar y nadie debería torturarse con algo que le guste. Tampoco esperes un argumento trascendental porque no creo que sea lo que esta película pretenda. Está pensada para entretener y tal vez, si te pones filosófico, sacar el trasfondo de que no hay que esperar a la ocasión perfecta para abrirte al amor porque puede que cuando llegue sea tarde; y que nadie es un completo villano ni un perfecto héroe.
Me gustaría decir mucho más, pero insisto en que no quiero meterme demasiado en el argumento para no estropear la película -serie- a nadie.


De nota le doy un cuatro de cinco porque cumple lo que promete: entretener y ser diferente sin rayar en lo ridículo



Y como es un musical dejo también mi canción favorita:



domingo, 1 de septiembre de 2013

I'm running away




Llevo unos días un poco malos, y supongo que por el estrés y que va a seguir igual los próximos días hoy he terminado por derrumbarme. Supongo que por eso tengo pocas ganas de escribir, así que no me voy a entretener. Sólo quería dejar una canción que a día de hoy sigo sin saber si me ayuda a subir el ánimo o a cavar más hacia el fondo.


martes, 27 de agosto de 2013

Pesadilla




Ni una sola entrada en todo el mes de Agosto... teniendo en cuenta que no he hecho nada importante no sé en qué lugar me deja, pero seguro que no es en uno bueno. Como atenuante declaro que la semana pasada fue una semana horrorosa, que aunque tuvo sus cosas buenas, yo la completé con un humor muy sombrío, en la que no quiero hablar con nadie y, como diría mi compañera de piso: estás en esa semana en la que no hay quien te aguante (y si no dice eso es algo parecido, o al menos debe pensarlo).
Luego estuvo el accidente con la puerta, del que todavía no hay culpables claros a falta de testigos, y en el que yo vi las estrellas y recordé cada insulto de todos los idiomas que he aprendido a la largo de mi vida... resumiendo, que me di un golpe en el pie con la puerta y mi uña acabó de un color morado negruzco. Yo, que soy de naturaleza dramática y pesimista, anuncié a bombo y platillo la anticipada muerte de dicha uña. Pero como no hay mal que cien años dure parece que a mí ya se me ha pasado el mal humor, endulzado por un montón de chocolate que grita 'bomba calórica y cómeme' a partes iguales y porque el futuro de mi dedo parece más halagüeño ahora que está recuperando un color más humano.

Me enredo más de lo que pensaba. Como quería dejar al menos una entrada en agosto, y ni he terminado la de las películas que he visto, ni la de los libros que he leído, que no han sido muchos porque ya he dicho que soy muy vaga, he decidido optar por el argumento de una de mis últimas pesadillas. Principalmente porque es de los más largos y enrevesados que recuerdo haber soñado.

Insisto en lo de pesadilla. Y sí, yo también me pregunto qué demonios le pasa a mi subconsciente cuando me duermo.

31/07/2013
Hoy he tenido una pesadilla bastante gráfica y muy desagradable. Yo veía todo desde la perspectiva de una chica que a veces parecía que era yo y otras no. Es decir, que a veces veía todo desde fuera y otras veces sentía como si las cosas me estuviesen pasando a mí.
Todo comenzaba porque hacía fotografías para publicarlas en algún periódico local y en algunas de ellas salía yo directamente, y eso llamaba la atención de una especie de organización mafiosa. Secuestraban a la chica, la torturaban, violaban de forma muy violenta y experimentaban con ella. Cuando se cansaban la dejaron volver a casa con su familia. Como está muy traumatizada su familia deciden mudarse a otra ciudad para que pueda superar lo que ha ocurrido. Curiosamente lo de mudarse consiste en mover todo el edificio donde solía vivir a otra ciudad (y en esta mudanza yo tengo que sufrir un horrible viaje en coche en el que me tocaba conducir a mí, y creo que esa era la única parte que 'vivía' en primera persona).
Pronto se descubre que el cambio de ciudad no sirve de mucho, porque la chica tiene la sensación de estar permanentemente observada. También conoce a un chico que parece un superhéroe (con traje y todo), que intenta ser agradable con ella y convertirse en una especie de amigo. Es él quien le dice que el secuestro le ha dejado 'secuelas' en forma de superpoderes por culpa de los experimentos que hicieron con ella y que no fue más que un conejillo de indias. También le dice que irán a por ella porque ha sido la única con quien ha funcionado los experimentos, pero que pueden adelantarse si atacan ellos primeros. Buscando vengarse los encuentra en una especie de hospital abandonado, y descubre que los miembros de la organización se habían inyectado algo porque pensaban que ya tenían todo el experimento perfeccionado. Sin embargo en lugar de darles superpoderes sufren una reacción que los convierte en unos seres grotescos, grandes y monstruosos que sólo quieren comer (y por comer entiéndase carne humana). Ahí descubría que los superpoderes de la chica eran una agilidad tremenda y una gran habilidad con el manejo de cuchillos (llegaba a cortar por la mitad a uno de los monstruos). Todo parecía que iba bien, y aunque costaba algún que otro golpe y mucho esfuerzo la chica finalmente consigue matar a todos los monstruos, incluido el que parece ser el jefe y que es el más fuerte de todos. Pensando que todo había acabado y que por fin se había vengado vuelve a su casa, que en ese momento está vacía. Al poco rato llega el amigo superhéroe, muy alterado y diciendo que tienen que huir muy lejos porque si no les van a matar. Ella exige saber qué está pasando y el superhéroe acaba confesando que él formaba parte de la organización antes de que la secuestraran, pero que todo se fue de las manos y se marchó; también que el jefe, uno de los monstruos que mató en el hospital, no estaba muerto y que el experimento sí que había funcionado con él y ahora era más fuerte que ellos dos, pero que le había provocado evidentes deformaciones físicas y por eso quería encontrarla, para poder experimentar con ella (que no había sufrido secuelas).
Ella se siente muy traicionada, pero no tiene mucho tiempo para enfadarse porque el 'jefe' les encuentra pronto y empieza a atacarlos. Resulta ser cierto que es mucho más fuerte que ellos dos, así que a duras penas tienen tiempo de huir, y saben que eso es lo único que van a poder hacer a partir de ahora. Antes de marcharse la chica suplica que primero tiene que saber si su familia está bien, que van a seguir así y que quiere despedirse de ellos. Cuando les llama por teléfono una voz que no es de nadie de su familia le contesta que llega tarde y que toda su familia ya está muerta.  

Ey! También es cierto que, por suerte, no todos mis sueños son así de desagradables. Hace poco he soñado que era un hada con alas de colores fluorescentes que podía volar muy rápido. Algún día tengo que buscar un sueño agradable que haya apuntado y escribirlo aquí también para compensar, y que no parezca que mis sueños son sacados del argumento de una peli de superhéroes.

miércoles, 31 de julio de 2013

I'll never wear your Broken Crown




Como todo lo último que he escrito ha sido sobre películas y tiene toda la pinta que todo lo próximo que escribiré también será de películas y, con suerte, un par de libros que estoy terminando o que ya he terminado, he decidido que mejor variar ahora incluyendo una canción. Más que nada porque una canción es fácil de escoger y merece mucho más la pena que alguno de mis dibujos sin terminar (aunque me está gustando bastante el resultado del último) o cualquier cosa que haya escrito últimamente y que no creo que merezca la pena que nadie lo vea (sinónimo de que es un desastre).

Vamos, que lo que dibujo que merece la pena no puede ser publicado por aquí porque me tocaría poner la advertencia de blog adulto, que tumblr me ha abierto las puertas al mundo de los NSFW; o lo que escribo son alguna que otra cosa que sueño y que al despertar recuerdo lo suficiente como para que merezcan ser escritos como curiosidad, aunque la de hoy ha sido una pesadilla particularmente elaborada.

La canción de hoy no ha sido difícil de escoger, porque es una de las que más escucho últimamente. Se trata de Broken Crown del grupo británico Mumford & Sons. La verdad es que el grupo se aleja bastante de lo que suelo escuchar, pero dicen que en la variedad está el gusto y prefiero tener de dónde escoger que limitarme a un único género musical. Sin más dejo la canción, a ver si anima a alguien a animarse a escuchar un poco más sobre el grupo, que para mí fue todo un descubrimiento.



I can take the road and I can fuck it all away

But in this twilight, our choices seal our fate






Y cómo no, también un vídeo de mis superhéroes (o en este caso villano). Que no pensaba incluirlo, pero es que en los comentario hablaban específicamente de lo mucho que le pegaba la canción y estoy de acuerdo.